La comunicación asertiva puede fortalecer sus relaciones al reducir el estrés causado por los conflictos y proporcionarle apoyo social cuando se enfrente a tiempos difíciles. Un «no», cortés pero asertivo, a las peticiones excesivas de los demás le permitirá evitar la sobrecarga de su horario y promover el equilibrio en su vida.

La comprensión de la comunicación asertiva también puede ayudarle a manejar más fácilmente a la familia, los amigos y los compañeros de trabajo difíciles, reduciendo el drama y el estrés.

¿Qué es la comunicación asertiva?

La comunicación asertiva (o asertividad) se define como la capacidad de hablar e interactuar de forma que se consideren y respeten los derechos y las opiniones de los demás al mismo tiempo al tiempo que se defienden los propios derechos, necesidades y límites personales.

Dicho de otra manera, la asertividad es una forma eficaz y no conflictiva de expresar el desacuerdo con una situación o concepto concreto.

Además, los comunicadores asertivos pueden defender sus derechos (o los de los demás) con honestidad y elegancia, de manera que se reducen los conflictos interpersonales y se mantiene el respeto por los demás.

En general, aunque la comunicación asertiva se produce en una variedad de formas y situaciones, generalmente implica lograr los objetivos propios sin crear escenas desagradables o poner en peligro las relaciones.

En última instancia, la comunicación asertiva le permite trazar los límites necesarios que le permiten satisfacer sus necesidades en las relaciones sin alienar a los demás y sin dejar que el resentimiento y la ira se introduzcan. Esto le ayuda a tener lo que necesita en las relaciones, mientras que permite a sus seres queridos tener sus necesidades cubiertas también. Aunque muchas personas equiparan la comunicación asertiva con el conflicto y la confrontación, la asertividad en realidad permite a las personas estar más cerca.

La comunicación asertiva requiere práctica. Mucha gente confunde la asertividad con la agresividad, pero la asertividad es en realidad el término medio equilibrado entre la agresividad y la pasividad. La agresividad conduce a sentimientos heridos y a relaciones fracturadas. La pasividad conduce al estrés y al resentimiento, y a veces incluso a los golpes al final.

Características de la comunicación asertiva

La comunicación asertiva implica varias cualidades verbales y no verbales como se muestra en los siguientes características:

  • El contacto visual directo muestra que el interlocutor es fuerte y no se siente intimidado.
  • Una postura asertiva con el equilibrio adecuado de fuerza y desenfado.
  • El tono de voz. Una voz fuerte transmite asertividad pero levantar la voz muestra agresividad y es probable que se reciba con ira.
  • La expresión facial. Las expresiones que no son ni de enfado ni de ansiedad son esenciales para enviar el mensaje correcto.
  • El momento. La comunicación asertiva debe ejecutarse en el momento adecuado.
  • Lenguaje no amenazante y no acusador.
  • Claridad. Transmite más claramente las necesidades del interlocutor.
  • Lenguaje positivo.
  • Lenguaje sin críticas a uno mismo o a los demás.

Importancia de la comunicación asertiva

Debido a que la asertividad se basa en el respeto mutuo, es un estilo de comunicación eficaz y diplomático. Ser asertivo denota respeto hacia uno mismo porque estás dispuesto a defender tus intereses y expresar tus pensamientos y sentimientos. También demuestra que eres consciente de los derechos de los demás y estás dispuesto a trabajar en la resolución de conflictos.

Uno de los principales puntos fuertes de ser asertivo es que puede ayudarte a tener más confianza en ti mismo, a medida que vas comprendiendo mejor quién eres y el valor que ofreces.

La comunicación asertiva es directa y respetuosa. Si te comunicas de una manera demasiado pasiva o agresiva, tu mensaje puede perderse porque la gente está demasiado ocupada reaccionando a tu entrega.

Ventajas y desventajas de la comunicación asertiva

La asertividad proporciona varios otros beneficios que pueden ayudarte tanto en tu lugar de trabajo como en otras áreas de tu vida. En general, las personas asertivas gozan de las siguientes habilidades:

  • Son grandes gerentes. Hacen las cosas tratando a las personas con justicia y respeto, y son tratados por otros de la misma manera a cambio.
  • Negociar soluciones exitosas. Son capaces de reconocer el valor de la posición de su oponente y pueden encontrar rápidamente un terreno común con él.
  • Son mejores «hacedores» y «solucionadores» de problemas. Se sienten capacitados para hacer lo que sea necesario para encontrar la mejor solución a los problemas con los que se encuentran.
  • Están menos ansiosos y estresados. Están seguros de sí mismos y no se sienten amenazados cuando las cosas no salen como se planean o se esperan.

Algunas culturas prefieren que la gente sea pasiva y pueden ver el comportamiento asertivo como grosero o incluso ofensivo. Las investigaciones también han sugerido que el género puede influir en la forma en que se percibe la conducta asertiva, ya que es más probable que los hombres sean recompensados por ser asertivos que las mujeres. Por lo tanto, vale la pena considerar el contexto en el que trabajas antes de empezar a cambiar tu comportamiento.

Sin embargo, esto no significa que debas simplemente sucumbir al status quo. Más bien, sé audaz y evita la ingenuidad. Experimenta con pequeños pasos al principio, hasta que encuentres lo que funciona para ti en tu lugar de trabajo.

La comunicación asertiva en el trabajo

No siempre es fácil identificar un comportamiento verdaderamente asertivo. Esto se debe a que hay una fina línea entre la asertividad y la agresión que la gente a menudo puede llegar a confundir. Por esta razón es útil definir los dos comportamientos para que podamos separarlos claramente:

  • La asertividad se basa en el equilibrio. Requiere ser franco sobre tus deseos y necesidades, mientras que se consideran los derechos, necesidades y deseos de los demás. Cuando eres asertivo, estás seguro de ti mismo y sacas poder de esto para transmitir tu punto de vista con firmeza, justicia y empatía.
  • El comportamiento agresivo se basa en ganar. Haces lo que es mejor para ti sin tener en cuenta los derechos, necesidades, sentimientos o deseos de otras personas. Cuando eres agresivo, el poder que usas es egoísta. Puedes parecer agresivo o incluso intimidatorio. Tomas lo que quieres, a menudo sin preguntar.

Por lo tanto, un jefe que pone un montón de trabajo en tu escritorio la tarde antes de que te vayas de vacaciones y exige que se haga de inmediato, está siendo agresivo. El trabajo tiene que hacerse pero, al echárselo encima en un momento inapropiado, hace caso omiso de sus necesidades y sentimientos.

Por otra parte, cuando informas a tu jefe de que el trabajo se hará pero sólo después de que regreses de las vacaciones, te encuentras en el punto dulce entre la pasividad (no ser lo suficientemente asertivo) y la agresión (ser hostil, enojado o grosero). Haz valer tus propios derechos al tiempo que reconoces la necesidad de realizar el trabajo que te han encomendado, en tiempo y forma.

Técnicas de comunicación asertiva

Si quieres cambiar tu estilo de comunicación, puedes aprender a comunicarte de forma más saludable y efectiva. Primero, evalúa tu estilo de comunicación. ¿Eres pasivo, agresivo o pasivo-agresivo? Para ser asertivo puedes:

  • Usar frases con «yo». Usar afirmaciones con «yo» permite a los demás saber lo que estás pensando sin sonar acusador. Por ejemplo, di: «No estoy de acuerdo», en lugar de: «Te equivocas».
  • Practica diciendo que no. Si le cuesta rechazar las peticiones, intente decir: «No, no puedo hacerlo ahora». No dudes, sé directo. Si una explicación es apropiada, sea breve.
  • Haga peticiones claras y asertivas. Una petición asertiva es directa y no le falta el respeto a la otra persona. Esto contrasta con las peticiones pasivo-agresivas, que se hacen de forma indirecta, añadiendo golpes de revés que son fáciles de negar. Si es un reto hacer peticiones asertivas, ensaye lo que quiere decir. Puede ser útil escribirlo primero para que puedas practicar a partir de un guión. Considere la posibilidad de hacer un juego de roles con un amigo o colega y pida una respuesta contundente.
  • Utilice el lenguaje corporal. La comunicación no es sólo verbal. Actúa con confianza aunque no te sientas así. Mantenga una postura recta, pero inclínese un poco hacia adelante. Haga contacto visual regularmente. Mantenga una expresión facial neutral o positiva.
  • Mantenga las emociones bajo control. Los conflictos son difíciles para la mayoría de las personas. El mayor obstáculo para la comunicación asertiva es la creencia de que la ira es mala y expresarla de forma asertiva es inapropiada e indeseada. Aunque sentirse enfadado o frustrado es normal, puede obstaculizar la resolución de un conflicto. Si te sientes demasiado emocional al entrar en una situación, espera un poco si es posible. Luego trabaje en mantener la calma. Respire lentamente. Mantenga su voz uniforme y firme.
  • Sea un buen oyente y valide los sentimientos de la otra persona. Ser un buen oyente incluye mantener una actitud respetuosa y abierta y una postura corporal mientras escuchas los sentimientos de la otra persona y le repites sus palabras para mostrarte que entiendes, incluso si no estás de acuerdo. También se mantiene el contacto visual y se controlan las propias emociones y pensamientos, de modo que se puede dejar de lado cualquier agenda personal, reacciones, defensas o explicaciones.
  • Sea colaborativo. Ser asertivo también significa trabajar juntos y buscar maneras de lograr una situación en la que ambas personas sean felices.
  • Empieza por algo pequeño. Al principio, practique sus nuevas habilidades en situaciones de bajo riesgo. Por ejemplo, pruebe su asertividad con una pareja o un amigo antes de abordar una situación difícil en el trabajo. Evalúese después y modifique su enfoque según sea necesario.

¿Qué se necesita para una comunicación asertiva?

No siempre es fácil ser más asertivo, pero es posible. Por lo tanto, si tu disposición o lugar de trabajo tiende a ser más pasivo o agresivo que asertivo, entonces es una buena idea trabajar en las siguientes áreas para ayudarte a conseguir el equilibrio correcto:

  1. Valórese a sí mismo y a sus derechos. Para ser más asertivo, necesitas obtener una buena comprensión de ti mismo, así como una fuerte creencia en tu valor inherente y en tu valor para tu organización y equipo. Esta creencia en sí mismo es la base de la confianza en sí mismo y del comportamiento asertivo. Te ayudará a reconocer que mereces ser tratado con dignidad y respeto, te dará la confianza para defender tus derechos y proteger tus límites, y para permanecer fiel a ti mismo, a tus deseos y a tus necesidades.
  2. Exprese sus necesidades y deseos con confianza. Si vas a rendir al máximo de tu potencial, entonces necesitas asegurarte de que tus prioridades, tus necesidades y deseos, se cumplan. No esperes a que alguien más reconozca lo que necesitas. Podrías esperar para siempre! Toma la iniciativa y empieza a identificar las cosas que quieres ahora. Luego, establece objetivos para que puedas alcanzarlos. Una vez que lo hayas hecho, puedes decirle a tu jefe o a tu colega exactamente qué es lo que necesitas de ellos para ayudarte a lograr estos objetivos de una manera clara y segura. Y no te olvides de mantenerte firme. Incluso si lo que quieres no es posible en este momento, pregunta (educadamente) si puedes revisar tu petición dentro de seis meses. Encuentra maneras de hacer peticiones que eviten sacrificar las necesidades de los demás. Recuerda que quieres que la gente te ayude, y pedir cosas de una manera demasiado agresiva o agresiva probablemente les impida hacerlo e incluso puede dañar tu relación.
  3. Reconoce que no puedes controlar el comportamiento de los demás. No cometas el error de aceptar la responsabilidad de cómo la gente reacciona a tu asertividad. Si ellos, por ejemplo, actúan enojados o resentidos con usted, trate de evitar reaccionar de la misma manera. Recuerde que sólo puede controlarse a sí mismo y a su propio comportamiento, así que haga lo posible por mantener la calma y medir si las cosas se ponen tensas. Mientras seas respetuoso y no violes las necesidades de los demás, tienes derecho a decir o hacer lo que quieras.
  4. Exprésate de manera positiva. Es importante decir lo que tienes en mente, incluso cuando tienes un asunto difícil o negativo con el que lidiar. Pero debes hacerlo de manera constructiva y sensible. No tengas miedo de defenderte y de enfrentarte a la gente que te desafía a ti y/o a tus derechos. ¡Incluso puedes permitirte estar enfadado! Pero recuerda controlar tus emociones y ser respetuoso en todo momento.
  5. Esté abierto a las críticas y a los elogios. Acepta tanto la retroalimentación positiva como la negativa con gracia, humildad y positivamente. Si no estás de acuerdo con las críticas que recibes, debes estar preparado para decirlo, pero sin ponerte a la defensiva o enfadarte. La matriz de retroalimentación (o Feedback) es una gran herramienta que puede ayudarte a ver más allá de tus reacciones emocionales a la retroalimentación, y en su lugar utilizarla para lograr un cambio significativo y positivo.
  6. Aprende a decir «no». Decir «no» es difícil de hacer, especialmente cuando no estás acostumbrado a hacerlo, pero es vital si quieres ser más asertivo. Conocer sus propios límites y la cantidad de trabajo que puede asumir le ayudará a gestionar sus tareas de forma más eficaz, y a señalar las áreas de su trabajo que le hacen sentir que se están aprovechando de usted. Recuerde que no es posible hacer todo o complacer a todos, por lo que es importante que proteja su tiempo y su carga de trabajo diciendo «no» cuando sea necesario. Cuando tengas que decir «no», intenta encontrar una solución que funcione para todos.
  7. Usar técnicas de comunicación asertiva. Hay una serie de técnicas de comunicación simples pero efectivas que puedes usar para ser más asertivo.