Desarrollo personal

Desarrollo personal

El desarrollo personal es un proceso que dura toda la vida. Es una forma de que las personas evalúen sus habilidades y cualidades, consideren sus objetivos en la vida y establezcan metas para realizar y maximizar su potencial.

Es necesario identificar las habilidades necesaria para establecer objetivos de vida que pueden mejorar nuestras perspectivas de empleo, aumentar nuestra confianza y llevarnos a una vida más satisfactoria y de mayor calidad. Tenemos que planificar para tomar decisiones y elecciones de vida relevantes, positivas y efectivas para nuestro futuro que permitan nuestro empoderamiento personal.

Aunque el desarrollo temprano de la vida y las primeras experiencias formativas dentro de la familia, en la escuela, etc. pueden ayudar a formarnos como adultos, el desarrollo personal no debe detenerse en ningún momento a lo largo de nuestra vida.

¿Qué es el desarrollo personal?

El desarrollo personal podría definirse como el proceso de mejorarse a una mismo a través de actividades tales como la mejora de las habilidades de empleabilidad, el aumento de la conciencia y la creación de riqueza.

El creciente éxito del movimiento de autoayuda y desarrollo personal ha ayudado a muchos gerentes de empresas a obtener personal más cualificado y motivado para sus organizaciones, y también ha animado a mas personas a emprender negocios por su cuenta.

¿Por qué es importante el desarrollo personal?

Existen una gran cantidad de ideas en torno al desarrollo personal, una de las cuales es el proceso de autorrealización de Abraham Maslow. Este sugiere que todos los individuos tienen una necesidad innata de desarrollarse como personas y que esto se produce a través de un proceso llamado «autorrealización».

La medida en que las personas son capaces de desarrollarse depende de que se satisfagan ciertas necesidades que forman una jerarquía determinada. Sólo cuando se satisface un nivel de necesidad puede desarrollarse uno inmediatamente superior. Sin embargo, a medida que se producen cambios a lo largo de la vida, el nivel de necesidad que motiva el comportamiento de alguien, en un momento dado, también cambiará.

  • La jerarquía de necesidades de Maslow es la siguiente: necesidades fisiológicas, necesidades de seguridad, amor y pertenencia, necesidades de estima, necesidades cognitivas, necesidades estéticas y autorrealización.
  • En la parte inferior de la jerarquía están las necesidades fisiológicas básicas de comida, bebida, sexo y sueño, es decir, lo básico para la supervivencia.
  • En segundo lugar están las necesidades de seguridad tanto en el sentido físico como económico.
  • En tercer lugar, se puede progresar en la satisfacción de la necesidad de amor y pertenencia.
  • El cuarto nivel se refiere a la satisfacción de la necesidad de autoestima y autovaloración. Este es el nivel más estrechamente relacionado con el «auto-empoderamiento».
  • El quinto nivel se relaciona con la necesidad de comprender. Este nivel incluye ideas más abstractas como la curiosidad y la búsqueda de significado o propósito y una comprensión más profunda.
  • El sexto se relaciona con las necesidades estéticas de belleza, simetría y orden.
  • Finalmente, en la cima de la jerarquía de Maslow está la necesidad de autorrealización.

Maslow dice que todos los individuos tienen la necesidad de verse a sí mismos como competentes y autónomos, también que cada persona tiene un espacio ilimitado para el crecimiento.

La autorrealización se refiere al deseo de que cada uno tiene que «convertirse en todo lo que es capaz de llegar a ser». En otras palabras, se refiere a la autorrealización y a la necesidad de alcanzar el pleno potencial como un ser humano único.

Para Maslow, el camino hacia la autorrealización implica estar en contacto con sus sentimientos, experimentar la vida plenamente y con total concentración.

Plan de desarrollo personal

¿Por qué es importante tener un plan de desarrollo personal? Bien, imagina que le pedimos a un contratista que construya nuestra nueva casa y este responde «no necesitamos un plan, lo resolveremos sobre la marcha». Seguro que nos parecería extraño y no lo toleraríamos ni por un segundo. Entonces, ¿por qué nosotros hacemos lo mismo con nuestra vida?

La mayoría de las veces albergamos aspiraciones y sueños, pero rara vez nos detenemos a pensar en nuestro futuro en detalle. Un plan de desarrollo personal nos ayuda a saber hacia dónde nos dirigimos y cómo llegar allí, con detalles. Primero, esto traerá claridad a nuestro pensamiento y sabremos exactamente dónde queremos estar. Y lo que es más, nos dará la tranquilidad de saber que vamos en la dirección correcta. Los esfuerzos se sentirán más deliberados y las decisiones serán más fáciles, ya que tendremos un punto de referencia claro.

El proceso de construcción de nuestro plan puede tomar un tiempo considerable. Esto es completamente normal y no debemos apresurar las cosas. Sin embargo, es una buena idea fijar una fecha límite en nuestro mente. Después de todo las tareas tomarán tanto tiempo como nosotros le demos.

Despeje su visión

Tenemos que empezar con el final en la mente. Para construir un plan de desarrollo personal hemos de mirar lo que hay al otro lado. Pensemos en el futuro, en que como será nuestra vida. Hemos de elegir un marco de tiempo que tenga sentido. Por ejemplo, si tienes 20 años, una mirada a 3 o 5 años a partir de ahora es suficiente. Cuanto más viejo seas, más largo será el período de planificación que podamos tener.

Ahora, imaginemos nuestra su vida en, digamos, 3 años y demos un paseo por nuestro día ficticio:

  • ¿Cuál es el primer pensamiento que te pasa por la mente en la mañana?
  • ¿Cuál es la razón por la que te levantas de la cama?
  • ¿Cómo está estructurado tu día?
  • ¿Cuál es tu lugar de trabajo? ¿Qué haces allí?
  • ¿Cuánto tiempo pasas con amigos y familia?
  • ¿Qué te hace sentirse realizado al final del día?
  • ¿Qué te da energía para seguir adelante y qué te quita la energía?

Ahora demos un paso atrás y repasemos. ¿Cuáles son las áreas que nos harán sentirnos bien, exitosos? Esto nos ayudará a determinar nuestros valores. Podemos usar cualquier cosa, desde una aplicación para tomar notas hasta una hoja de papel en blanco, desde una simple lista de viñetas hasta un elegante tablero visual. La mejor manera de que esto funcione para mí es usando un mapa mental con varios nodos principales para cada una de las áreas de tu vida.

Describa sus fortalezas y áreas de mejora

Has puesto un alfiler en el lugar donde quieres ir… ahora veamos cuáles son los medios para seguir adelante.

Primero, piensa en lo que ya tienes a tu favor, ¿cuáles son los puntos fuertes y las habilidades que ya son relevantes para tu sueño? Tal vez quieras pasar a un nuevo campo de trabajo, entonces tus habilidades naturales para establecer contactos te ayudarán a conocer la industria más rápidamente.

A continuación, haz una lista de las habilidades que necesitas desarrollar y de los proyectos en los que puedes empezar a trabajar para acercarte a tus objetivos. Piensa en las personas con las que puedes contactar y que pueden ayudarte en el camino. En este punto no tienes que ser demasiado específico, piensa en ello como una especie de lluvia de ideas.

Después de haber creado una larga lista, mira los diferentes puntos y agrúpalos para formar grupos. Puedes usar un formato que es bien conocido por la mayoría de los estudiantes de negocios, el análisis DAFO. Aunque estamos acostumbrados a pensar en él como una herramienta para evaluar las organizaciones, es igual de útil para evaluar tu personalidad. Sólo tienes que dibujar un mapa de cuatro cuadrantes y usar cada parte para tus fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas.

El resultado final le dará un amplio sentido de las áreas en las que debe centrarse.

Construye tu plan de desarrollo personal

Después de que tengas una dirección clara, entremos en detalles. La clave aquí es llegar a acciones específicas para el futuro.

Empiezas por establecer proyectos específicos. ¿Qué necesitas para llevarlos a cabo?

  • ¿Qué recursos necesitarás? Libros para leer, cursos o herramientas para suscribirse.
  • ¿Qué personas te ayudarán a hacerlo? Amigos, mentores y demás.
  • ¿Cómo será el éxito? Establezca criterios específicos para medirlo.
  • ¿Cuál es el marco temporal? Poner un plazo general o hitos para las diferentes partes del proyecto.

Terminarás con una idea clara de lo que hay que hacer y cómo hacerlo. ¡Ahora, a trabajar! Incluso puedes vincular tu plan de desarrollo personal a tus objetivos anuales.

Revisar y adaptar

El ex-presidente Eisenhower dijo una vez: «Los planes son inútiles, pero la planificación es indispensable». La importancia de un plan de desarrollo personal está en obtener la claridad que viene con la respuesta a las preguntas sobre su futuro. Pero no está grabado en piedra. Después de todo, la vida cambia rápidamente y tenemos que cambiar con ella. Por eso es importante revisar y adaptarse.

Las revisiones pueden ser trimestrales. Asegúrate de mantener tu ojo en el premio y recuerda por qué estás haciendo lo que estás haciendo. Vuelve a leer tu visión, revisa tu mapa mental de valores. Pero después de eso, concéntrate sólo en lo que hay que hacer en el próximo trimestre, de lo contrario, podrías sentirte abrumado por el cuadro completo y no llegar a hacer nada.

Si algún proyecto ya no tiene sentido, no dudes en eliminarlo de tu plan de desarrollo personal. No dudes en adaptar el plan de acuerdo a nuevos intereses o a un cambio de circunstancias. Una buena estrategia de desarrollo personal crece a medida que lo haces.

Conclusiones finales

Echar un vistazo y asegurarse de que sabes lo que vas a buscar es muy importante y puede ser bastante refrescante. Cuando construí mi plan de desarrollo personal, me sentí con energía y listo para conquistar cada desafío. Estaba seguro de que sabía lo que estaba haciendo y eso me dio confianza para perseguir mi visión.