La espiritualidad es un concepto amplio en el que caben muchas perspectivas. En general, incluye un sentido de conexión con algo más grande que nosotros mismos, y suele implicar una búsqueda de sentido en la vida. Como tal, es una experiencia humana universal, algo que nos afecta a todos. Las personas pueden describir una experiencia espiritual como sagrada o trascendente, o simplemente como una profunda sensación de vitalidad e interconexión.

Algunos pueden encontrar que su vida espiritual está intrínsecamente ligada a su asociación con una iglesia, templo, mezquita o sinagoga. Otros pueden rezar o encontrar consuelo en una relación personal con Dios o un poder superior. Y otros buscan el significado a través de sus conexiones con la naturaleza o el arte. Al igual que su sentido de la finalidad, su definición personal de la espiritualidad puede cambiar a lo largo de su vida, adaptándose a sus propias experiencias y relaciones.

¿Qué es la espiritualidad?

La espiritualidad significa cosas diferentes para cada persona. Para algunos, se trata principalmente de creer en Dios y participar activamente en la religión organizada. Para otros, se trata de experiencias no religiosas que les ayudan a entrar en contacto con su yo espiritual a través de la reflexión en silencio, el tiempo en la naturaleza, la oración privada, el yoga o la meditación.

Muchas personas se identifican como espirituales pero no religiosas: con algunas excepciones, el porcentaje de adultos que se identifican como religiosos en muchos países industrializados está disminuyendo, mientras que sigue siendo generalmente alto en las naciones menos desarrolladas. Sin embargo, aunque la afiliación religiosa disminuya, el sentimiento de identificación espiritual podría permanecer estable o incluso aumentar.

Tipos de espiritualidad

Hay muchos tipos diferentes de espiritualidad, que van desde las tradiciones religiosas hasta enfoques más seculares. Algunas de las principales formas de espiritualidad son:

  • Budismo
  • Cristianismo
  • Hinduismo
  • Humanismo
  • Islam
  • Judaísmo
  • Espiritualidad de la nueva era
  • Sijismo

¿Qué es lo espiritual?

La espiritualidad no es un único camino o sistema de creencias. Hay muchas formas de experimentar la espiritualidad y los beneficios de una experiencia espiritual. Para algunas personas, esto puede implicar la creencia en un poder superior o una práctica religiosa específica.

Para otros, puede implicar experimentar una sensación de conexión con un estado superior o una sensación de interconexión con el resto de la humanidad y la naturaleza. Algunos signos de espiritualidad pueden ser

  • Hacer preguntas profundas sobre temas como el sufrimiento y lo que ocurre después de la muerte
  • Profundizar las conexiones con otras personas
  • Experimentar compasión y empatía por los demás
  • Experimentar sentimientos de interconexión
  • Sentimientos de asombro y maravilla
  • Buscar la felicidad más allá de las posesiones materiales u otras recompensas externas
  • Búsqueda de sentido y propósito
  • Querer hacer del mundo un lugar mejor

No todo el mundo experimenta o expresa la espiritualidad de la misma manera. Algunas personas pueden buscar experiencias espirituales en todos los aspectos de su vida, mientras que otras pueden ser más propensas a tener estos sentimientos en condiciones específicas o en ciertos lugares. Por ejemplo, algunas personas pueden ser más propensas a tener experiencias espirituales en iglesias u otros templos religiosos, mientras que otras pueden tener estos sentimientos cuando disfrutan de la naturaleza.

¿Para qué sirve ser espiritual?

No se ha establecido una relación causal directa, pero las investigaciones han descubierto sistemáticamente que la participación religiosa se correlaciona con una mejor salud física y mental, incluyendo un mejor sueño, una presión arterial más baja y una tasa de mortalidad general más baja. Los niveles más altos de espiritualidad también se han relacionado con un aumento de la compasión, el fortalecimiento de las relaciones y la mejora de la autoestima.

Las personas que evitan la religión y la espiritualidad pueden tener un inconveniente: Algunas investigaciones han indicado que evitar el «pensamiento mágico» y ser incapaz de identificar patrones en el mundo circundante puede estar relacionado con la depresión o la anhedonia, la incapacidad de experimentar placer.

¿Cuáles son los beneficios de la espiritualidad?

Aunque los puntos de vista espirituales específicos son una cuestión de fe, la investigación ha demostrado algunos de los beneficios de la espiritualidad y la actividad espiritual. Puede que los resultados no sorprendan a nadie que haya encontrado consuelo en sus puntos de vista religiosos o espirituales, pero definitivamente son dignos de mención porque demuestran de forma científica que estas actividades tienen beneficios para muchas personas.

A continuación se exponen algunos más de los muchos hallazgos positivos relacionados con la espiritualidad y su influencia en la salud física y mental:

La investigación ha demostrado que la religión y la espiritualidad pueden ayudar a las personas a hacer frente a los efectos del estrés cotidiano. Un estudio descubrió que las experiencias espirituales cotidianas ayudaban a los adultos mayores a afrontar mejor los sentimientos negativos y potenciaban los sentimientos positivos.

Las investigaciones demuestran que las mujeres mayores están más agradecidas a Dios que los hombres mayores, y reciben mayores efectos de amortiguación del estrés en la salud debido a esta gratitud.

Según las investigaciones, las personas con una orientación religiosa intrínseca, independientemente del sexo, mostraban una menor reactividad fisiológica ante el estrés que las que tenían una orientación religiosa extrínseca. Los que tenían una orientación intrínseca dedicaban su vida a Dios o a un «poder superior», mientras que los de orientación extrínseca utilizaban la religión con fines externos, como hacer amigos o aumentar la posición social de la comunidad.

Esto, junto con otras investigaciones, demuestra que puede haber beneficios tangibles y duraderos al mantener la implicación con una comunidad espiritual. Esta implicación, junto con la gratitud que puede acompañar a la espiritualidad, puede ser un amortiguador del estrés y está relacionada con mayores niveles de salud física.

Las personas que se sienten cómodas y reconfortadas utilizando la espiritualidad como mecanismo de afrontamiento del estrés pueden estar seguras de que hay aún más pruebas de que es una buena idea para ellas. La oración funciona tanto para los jóvenes como para los mayores. La oración y la espiritualidad se han relacionado con

  • Mejor salud
  • Mayor bienestar psicológico
  • Menos depresión
  • Menos hipertensión
  • Menos estrés, incluso en momentos difíciles
  • Más sentimientos positivos
  • Mayor capacidad para manejar el estrés

¿Para que sirve la espiritualidad?

Hay diferentes razones por las que las personas pueden recurrir a la espiritualidad, entre otras pueden ser:

  • Para encontrar un propósito y un sentido. La exploración de la espiritualidad puede ayudar a las personas a encontrar respuestas a las preguntas que tienen sobre cuestiones filosóficas como «¿cuál es el sentido de la vida?» o «¿a qué propósito sirve mi vida?»
  • Para hacer frente a los sentimientos de estrés, depresión y ansieda. Las experiencias espirituales pueden ser útiles para afrontar el estrés de la vida.
  • Para recuperar la esperanza y el optimismo. La espiritualidad puede ayudar a las personas a desarrollar una visión más esperanzadora de la vida.
  • Para encontrar un sentido de comunidad y apoyo. Dado que las tradiciones espirituales a menudo implican religiones o grupos organizados, formar parte de un grupo de este tipo puede ser una importante fuente de apoyo social.