Habilidades conceptuales

Las habilidades conceptuales son altamente valoradas desde la perspectiva de la gestión. Las personas con un cierto grado de responsabilidad dentro de una organización están frecuentemente expuestas a dilemas muy complejos que no son fáciles de abordar.

Tener habilidades conceptuales para tratar estas situaciones es particularmente útil, ya que amplía el rango de posibles soluciones al añadir una mentalidad creativa que podría ver el problema desde diferentes ángulos que no son fácilmente visibles por otras partes involucradas.

¿Qué son las habilidades conceptuales?

Podríamos definir las habilidades conceptuales como la capacidad de pensar creativamente, analizar y comprender ideas complicadas y abstractas. Son habilidades que permiten a un individuo entender situaciones complejas para desarrollar soluciones creativas y exitosas. Son habilidades que no se enseñan ni aprenden, sino que se manifiestan en situaciones reales como parte del pensamiento creativo.

En otras palabras, es un talento natural que aborda escenarios difíciles con un enfoque innovador. Talento para utilizar la información para resolver problemas de la industria, reconocimiento de oportunidades de mejora, reconocimiento de áreas de dilemas y ejecución de soluciones, selección de información vital de montones de estadísticas, comprensión de los usuarios de negocio expertos, comprensión del modelo de negocio de la organización.

Las habilidades conceptuales presentan el conocimiento o la habilidad de un gerente para un pensamiento más abstracto. Esto significa que puede ver fácilmente el conjunto a través del análisis y diagnóstico de los diferentes estados. De esta manera pueden predecir el futuro del negocio o departamento en su conjunto.

Desarrollo de habilidades conceptuales

Utilizando un conjunto de habilidades conceptuales bien desarrolladas, los gerentes de negocios de alto nivel necesitan ser capaces de ver a su empresa como una entidad holística, ver las interrelaciones entre sus divisiones y entender cómo la empresa encaja y afecta su entorno general.

Para desarrollar habilidades conceptuales, un individuo necesita mirar una imagen como un todo en lugar de sólo partes de ella. Implica pensar críticamente sobre un tema y analizar las maneras en que una acción afectaría el resultado. Aquí hay algunas maneras de desarrollar habilidades conceptuales:

  • Observación: Observar de cerca a los líderes sobre cómo analizan cualquier situación y cómo toman acciones. ¿Qué factores han tenido en cuenta a la hora de tomar decisiones? Analizar el resultado de sus acciones.
  • Identificar problemas dentro de la organización y tratarlos como estudios de caso. Estudiar la situación y tener soluciones para ellos. Discuta con la gente para obtener una perspectiva diferente.
  • Asistir a formaciones sobre gestión empresarial y establecimiento de contactos con personas de dentro y fuera de la industria. Discutir sus escenarios de negocio para obtener una mejor comprensión
  • Leer sobre negocios exitosos, nuevas tecnologías y cómo afectarán a los negocios futuros.
  • Debatir con otras personas. Ayuda a llenar los vacíos de nuestro propio pensamiento y salir con nuevas ideas.
  • Encontrar un mentor. Una persona con más experiencia para discutir ideas
  • Herramientas simples como dibujos, diagramas de flujo, mapas mentales, etc. guían el pensamiento y ayudan en el pensamiento conceptual.
  • Ofrecerse como voluntario para tareas multifuncionales o rotaciones de trabajo para obtener la exposición de las diferentes funciones dentro de una organización.

El desarrollo de habilidades conceptuales forma parte de los avances contemporáneos en la teoría de la administración del enfoque de sistemas y los nuevos campos de la inteligencia llamada relacional.

¿Cuáles son las habilidades conceptuales?

Los administradores necesitan de una mentalidad estratégica para ser exitosos en el ambiente de negocios actual. Deben ser capaces de recoger y procesar gran cantidad de información, en la cual deben encontrar los hechos requeridos para tomar decisiones exitosas.

Adicionalmente, en esta era de cambio rápido, los administradores deben ser creativos y recursivos para mantenerse adelante de la competencia. Además, para sacar el máximo provecho de los recursos limitados, deben ser capaces de balancear efectivamente la creatividad y la recursividad, y de este modo, decidir cuando empezar desde cero o construir sobre lo que ya existe.

Estas habilidades conceptuales o de pensamiento incluyen:

  • Pensar de forma estratégica. Considerar un amplio rango de factores internos y externos a la hora de resolver problemas y tomar decisiones.
  • Analizar situaciones. Recoger información relevante de forma sistemática, manejar situaciones complejas y usar una lógica precisa en el análisis.
  • Sensatez. Tomar decisiones razonables y a tiempo, tomar decisiones en situaciones de cierta incertidumbre.
  • Innovación. Generar nuevas ideas e ir más allá del status quo. Reconocer la necesidad de nuevos enfoques, unir perspectiva y enfoque para combinarlo de forma creativa.

A continuación se presenta una lista de las habilidades conceptuales más importantes buscadas por la mayoría de los empleadores. También incluye sublistas de habilidades relacionadas que los empleadores tienden a buscar en los solicitantes de empleo.

Análisis

Una habilidad conceptual muy importante es la capacidad de analizar y evaluar si una empresa está alcanzando o no sus objetivos y se atiene a su plan de negocios. Los gerentes tienen que ver cómo están trabajando juntos todos los departamentos, detectar cualquier problema en particular y luego decidir qué pasos deben seguirse.

Comunicación

Sin una gran capacidad de comunicación, un empleado no podrá compartir sus soluciones con las personas adecuadas. Alguien con habilidades conceptuales puede explicar un problema y ofrecer soluciones. Puede hablar eficazmente con personas de todos los niveles de la organización, desde la alta dirección hasta los empleados de un departamento específico. Las personas con habilidades conceptuales también son buenos oyentes. Tienen que escuchar las necesidades de los empleadores antes de elaborar un plan de acción.

Pensamiento creativo

Las personas con habilidades conceptuales deben ser muy creativas. Deben ser capaces de idear soluciones creativas a problemas abstractos. Implica pensar «fuera de la caja». Deben considerar cómo todos los departamentos dentro de una organización trabajan juntos, y cómo pueden trabajar para resolver un problema en particular.

Liderazgo

Alguien con habilidades conceptuales también tiene fuertes habilidades de liderazgo. Necesita convencer a los empleados y empleadores para que sigan su visión de la compañía. Necesita inspirar a otros para que confíen en ella y la sigan, y eso requiere un fuerte liderazgo.

Solución de problemas

Una vez que un empleado analiza una situación e identifica un problema, tiene que decidir cómo resolverlo. Las personas con habilidades conceptuales son buenas para resolver problemas y tomar decisiones fuertes y rápidas que producirán resultados.

Importancia de las habilidades conceptuales

Las habilidades conceptuales son probablemente algunas de las habilidades gerenciales más importantes. Las aportaciones de las personas que son contratadas, especialmente por sus excepcionales capacidades conceptuales, a menudo influyen en el proceso de toma de decisiones en una organización.

Las habilidades conceptuales son vitales para los gerentes de alto nivel, menos críticas para los gerentes de nivel medio, y no son necesarias para los gerentes de primer nivel. A medida que pasamos de la base de la jerarquía gerencial a la cima, la importancia de estas habilidades aumentará.

La capacidad de conceptualizar estas ideas es crucial, ya que todos pueden tener una opinión, pero no todos los individuos son capaces de implementar esas ideas con éxito. Estas habilidades se consideran estratégicas ya que su rango de impacto es más amplio desde una perspectiva organizacional. Las decisiones basadas en las habilidades conceptuales son normalmente productivas y se centran en resolver más que en explicar o describir. Estas habilidades permiten a los individuos deconstruir y abordar ciertas situaciones con un pensamiento abstracto que es altamente efectivo en los niveles superiores de la gerencia.