La cuestión de qué es lo que hace a un líder bueno o malo es objeto de un amplio debate. Está claro que la capacidad de liderazgo se basa en una serie de habilidades clave, llamadas habilidades de liderazgo, pero también que los diferentes líderes tienen características y estilos muy diferentes.

De hecho, no hay una manera correcta de liderar en todas las circunstancias, y una de las principales características de los buenos líderes es su flexibilidad y capacidad para adaptarse a las circunstancias cambiantes. Las habilidades de liderazgo son muy buscadas por los empleadores, ya que implican tratar con las personas de tal manera que motivan, entusiasman y construyen respeto.

Ya sea que se pueda enseñar o no el liderazgo en sí mismo, no hay duda de que hay un número de habilidades básicas que la mayoría de los buenos líderes tienen. Estas habilidades se pueden aprender como cualquier otra.

¿Qué son las habilidades de liderazgo?

Las habilidades de liderazgo son las fortalezas y habilidades que los individuos demuestran que ayudan a supervisar los procesos, guiar las iniciativas y dirigir a sus empleados hacia el logro de las metas.

Estas habilidades para liderar son un componente esencial en el posicionamiento de los ejecutivos para tomar decisiones reflexivas sobre la misión y las metas de su organización, y asignar adecuadamente los recursos para lograr esas directrices. Las valiosas habilidades de liderazgo incluyen la capacidad de delegar, inspirar y comunicar eficazmente. Otros rasgos de liderazgo incluyen honestidad, confianza, compromiso y creatividad.

En la tecnología de la información (IT), a los ejecutivos se les exige a menudo que sean un «jack-of-all-trades». Además de poder planificar estratégicamente, sus habilidades de liderazgo también deben estar dirigidas a la gestión de riesgos, recuperación de desastres, cumplimiento y otros aspectos del gobierno de datos.

¿Qué habilidades necesitan los buenos líderes?

Hay una serie de amplias áreas de habilidades que son particularmente importantes para los líderes. Estos incluyen el pensamiento estratégico, la planificación y la entrega, la gestión de personas, la gestión del cambio, la comunicación, la persuasión y la influencia.

¿Qué es el liderazgo?

Muchas personas consideran que el liderazgo es una característica esencialmente basada en el trabajo. Sin embargo, los roles de liderazgo están en todas partes y no sólo en los ambientes de trabajo.

Idealmente, los líderes se convierten en líderes porque tienen credibilidad y porque la gente quiere seguirlos. Usando esta definición, queda claro que las habilidades de liderazgo se pueden aplicar a cualquier situación en la que se requiera que usted tome la iniciativa, profesionalmente, socialmente y en el hogar, en un entorno familiar. Ejemplos de situaciones en las que el liderazgo puede ser necesario, pero que usted no puede asociar inmediatamente con eso, incluyen:

  • Planificar y organizar una gran reunión familiar, por ejemplo, para celebrar un aniversario de boda o un cumpleaños importante;
  • Responder a una enfermedad o muerte en la familia, y tomar medidas para organizar el cuidado o hacer otros arreglos; y
  • Tomar decisiones sobre la mudanza o la escolarización de los niños.

En otras palabras, los líderes no siempre son nombrados, y las habilidades de liderazgo pueden ser necesarias en muchas circunstancias.

¿Cuáles son las habilidades de liderazgo?

Existen numerosas habilidades que determinan el éxito de una persona dentro de una organización. A continuación vamos a ver las habilidades de liderazgo mas importantes y valiosas que un buen líder debe tener.

¿Qué es la teoría de las habilidades de liderazgo?

La teoría de las habilidades surgió a partir del evidente defecto del enfoque de los rasgos; los rasgos son relativamente fijos. Esto significaba que la teoría de los rasgos no era particularmente útil para desarrollar nuevos líderes que tuvieran esos rasgos. Los teóricos de las destrezas trataron de descubrir las habilidades y capacidades que hacían que los líderes fueran eficaces. Al igual que la teoría de los rasgos, las teorías de las habilidades se centran en el líder y se centran en las características de los líderes que los hacen eficaces. Las dos principales teorías que se desarrollaron a partir de un enfoque de habilidades fueron el enfoque de tres habilidades de Katz y el modelo de habilidades de liderazgo de Mumford.

El enfoque de las tres habilidades sostenía que el liderazgo eficaz requería tres habilidades: técnicas, humanas y conceptuales. La habilidad técnica se refiere a la competencia en una actividad o tipo de trabajo específico. La habilidad humana se refiere a la capacidad de trabajar con personas y la habilidad conceptual se refiere a la capacidad de trabajar con conceptos e ideas amplias. El enfoque de las tres habilidades afirma que, aunque todas las habilidades son importantes para los líderes, su nivel de importancia varía en función del nivel organizativo de los mismos. A medida que los líderes avanzan por los niveles de la organización (de menor a mayor), la importancia de las habilidades pasa de ser técnica a humana y a conceptual.

Más complejo que el enfoque de las tres habilidades, el modelo de habilidades del liderazgo esboza cinco componentes del liderazgo eficaz: competencias, atributos individuales, resultados del liderazgo, experiencias profesionales e influencias del entorno. El liderazgo eficaz depende de cómo las competencias del líder se ven afectadas por sus atributos, sus experiencias y el entorno.

Quizá el punto fuerte más útil de la teoría de las competencias es que sitúa el desempeño eficaz del liderazgo en las competencias aprendidas (y aprendibles) en lugar de en los rasgos. De este modo, el liderazgo está al alcance de cualquiera. Aunque no se trata de un enfoque de rasgos propiamente dicho, ciertas capacidades innatas (la motivación y la capacidad cognitiva, por ejemplo) siguen estando incluidas en el modelo. Las teorías de las habilidades también son débiles en su capacidad de predicción, ya que no explican cómo las competencias de una persona conducen a un liderazgo eficaz. Por último, la mayoría de los datos utilizados para construir el modelo de competencias se tomaron del ejército, lo que significa que su aplicabilidad a las organizaciones generales es cuestionable.

¿Cómo desarrollar el liderazgo?

Las personas con intereses creados (académicos y aquellos que ofrecen formación de liderazgo o literatura de algún tipo) están convencidos de que pueden hacerlo, que pueden liderar. Sin embargo, muchos líderes exitosos nunca han recibido capacitación al uso. Para ellos, el liderazgo es un estado de ánimo, y son sus personalidades y rasgos los que los convierten en líderes exitosos. Es evidente que hay que encontrar un equilibrio entre estas dos posiciones y que es posible desarrollar habilidades de liderazgo.

No hay duda de que algunas personas se sienten intrínsecamente más atraídas hacia los roles de liderazgo que otras. Sin embargo, sería absurdo sugerir, aunque esto se ha planteado en el pasado, que sólo las personas con ciertos rasgos físicos o personales pueden liderar. Por ejemplo, se ha demostrado claramente que ser varón, o ser alto, no hace por sí mismo a alguien mejor líder, aunque muchos líderes son tanto varones como altos.

El desarrollo del liderazgo requiera de ciertas habilidades que algunas personas adquirirán más fácilmente que otras.

Pero, ¿se puede enseñar el liderazgo? No existe una respuesta sencilla y no queremos argumentar a favor de una u otra parte, sino más bien mantener una mente abierta sobre el tema y proporcionar información sobre las habilidades que necesitan los buenos líderes.

Por supuesto, tu puedes aprender acerca de estas habilidades y prácticas de liderazgo pero ser capaz de implementarlas por ti mismo puede requerir un conjunto totalmente diferente de habilidades y actitudes.