Habilidades de organización

Cuando los empleadores están contratando personal, una de las principales habilidades que buscan en los candidatos es la organización. Las habilidades de organización son algunas de las habilidades laborales más importantes y transferibles que un empleado puede adquirir. Abarcan un conjunto de capacidades que ayudan a una persona a planificar, priorizar y alcanzar sus objetivos, lo que, a su vez, puede ahorrarle tiempo y dinero a la empresa.

Estas habilidades son esenciales para la multitarea y para mantener un negocio funcionando sin problemas y con éxito. El objetivo de los empleadores es reclutar candidatos que puedan trabajar para lograr resultados consistentes, incluso cuando surjan retrasos o problemas imprevistos.

¿Qué son las habilidades de organización?

Las habilidades de organización son aquellas habilidades relacionadas con la creación de estructura y orden, el aumento de la productividad y la priorización de las tareas que deben completarse inmediatamente, frente a aquellas que pueden posponerse, delegarse a otra persona o eliminarse por completo.

Mantener unas débiles capacidades de organización puede reducir la posibilidad de desarrollar malos hábitos de trabajo como la dilación, el desorden, la falta de comunicación y la ineficiencia.

Los gerentes buscan empleados que no sólo puedan mantener su trabajo y su escritorio organizado, sino que también puedan adaptarse rápidamente a la estructura organizativa de una empresa.

Tipos de habilidades de organización

En el ámbito laboral existen dos tipos de habilidades organizativas que conocemos como habilidades organizativas internas y externas, vamos a verlas en profundidad:

Habilidades de organización interna

Las habilidades organizacionales abarcan más que simplemente mantener un escritorio desordenado. Si bien es importante mantener un espacio claro para trabajar, la pulcritud es sólo una de varias habilidades organizativas clave. Los empleados con excelentes habilidades organizativas también son capaces de mantenerse calmados y preparados con una planificación y programación sistemáticas.

Habilidades de organización externa

Los proyectos de trabajo se centran típicamente alrededor de una línea de tiempo rígida, y la organización de un trabajo en proyectos y metas más pequeños puede ser una manera efectiva de completarlos. Los empleadores buscan trabajadores que puedan programar y delegar estas tareas más pequeñas a sí mismos y a otros empleados para mantenerse al día con los plazos de entrega y, al mismo tiempo, mantener un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida privada.

Ejemplos de habilidades de organización

Organización física

La organización física incluye no sólo un escritorio ordenado, sino también la disposición de las habitaciones, los pisos y los edificios completos, y va mucho más allá de mantener una apariencia ordenada. Un espacio mal organizado conduce a la incomodidad física, a la pérdida de tiempo, a la pérdida de objetos e incluso a la pérdida de personas. El espacio en el que trabaja la gente tiene mucho que ver con lo bien que trabajan. Alguien debe diseñar estos espacios, y luego todos los demás deben mantener el orden.

Planificación

Sin un plan, una meta es sólo un deseo. Para cualquier proyecto, planificar significa anticipar qué recursos serán necesarios y cuánto tiempo llevará el proyecto, y luego reunir esos recursos y bloquear el tiempo necesario. Si es necesario, un trabajador puede incluso tener que modificar el plan en función de la disponibilidad de recursos y de las limitaciones de tiempo.

Un plan puede ser tan simple como decidir qué lado del pasillo limpiar primero, o puede trazar la estrategia corporativa para los próximos diez años. La planificación a pequeña escala puede ser más fácil y rápida, pero no es menos importante.

Trabajo en equipo

En un equipo bien organizado, cada miembro tiene un papel diferente, y las tareas se asignan en consecuencia. Crear la estructura organizativa de un nuevo equipo es un logro hábil, pero también lo es dar y aceptar una delegación apropiada, seguir instrucciones y comunicarse claramente con las personas adecuadas. Las personas bien organizadas entienden y mantienen las estructuras de los equipos de los que forman parte.

Desarrollo de habilidades organizativas

El desarrollo de habilidades organizativas en el lugar de trabajo elimina la ineficacia innecesaria y permite a las personas realizar eficazmente las tareas esenciales del trabajo. Estas habilidades son especialmente importantes para los trabajadores que realizan varias tareas a la vez en su lugar de trabajo. Por ejemplo, aquellos que realizan diferentes tareas con diferentes plazos y niveles de importancia deben organizar sus proyectos de trabajo de manera efectiva.

Sabiendo la importancia de este tipo de habilidades hemos confeccionado una lista de 9 maneras de mejorar de forma sencilla sus habilidades de organización.

  1. Sea pro-activo
  2. Haga una lista de tareas
  3. Haga un horario
  4. Sea un pájaro madrugador
  5. Establecer un sistema de archivo
  6. Aproveche al máximo su horario de máxima audiencia
  7. Minimice las interrupciones
  8. Aprende a delegar
  9. Organice su lugar de trabajo

Establecer habilidades de organización ayuda a los individuos a realizar su trabajo de acuerdo a sus deberes y responsabilidades laborales. Por lo tanto, mantener la organización en el lugar de trabajo no sólo ayuda a los individuos a trabajar eficientemente, sino que también ayuda a promover los objetivos generales del trabajo o la profesión de un individuo. El mantenimiento de la organización permite que los individuos sean productivos mientras realizan sus tareas laborales.

Por otro lado, es importante que las empresas establezcan objetivos organizativos en el lugar de trabajo para ayudar a lograr la misión general de la empresa.