Habilidades verbales

Las habilidades verbales de una persona reflejan su inteligencia general. Su desarrollo puede llegar garantiza, en gran medida, el logro de los objetivos que quiera alcanzar a lo largo de su vida.

Debido al talento puro, la inclinación innata o el pulido sistemático, algunas personas han desarrollado más extensamente estas habilidades para acercarse a los significados verbales y resolver pruebas verbales que otras personas.

La evaluación de las habilidades verbales de los empleados debería convertirse en una parte esencial de los procedimientos de contratación y evaluación de todas las empresas modernas.

¿Qué son las habilidades verbales?

La comunicación verbal es el acto de compartir información entre entre individuos mediante el uso del habla. Abarca tanto la forma en que se transmiten los mensajes como la forma en que se reciben. Cualquier interacción que haga uso de palabras habladas se considera comunicación verbal.

Las habilidades verbales son parte integral del mundo de los negocios y son consideradas habilidades blandas debido a su naturaleza. La comunicación oral utilizada dentro de una organización incluye discusiones personales, reuniones de personal, discursos telefónicos, conversaciones formales e informales y presentaciones.

Las habilidades verbales no siempre son interdependientes del nivel educativo o el conocimiento gramatical de una persona, sino que son un reflejo de su fluidez verbal y de una comprensión más profunda del idioma. Su alcance depende de las habilidades lingüísticas de la persona y es diferente para cada individuo.

¿Cuáles son las habilidades verbales?

La comunicación verbal incluye sonidos, palabras, lenguaje y habla. Hablar es una manera efectiva de comunicarse y ayuda a expresar nuestras emociones en palabras. Esta forma de comunicación se clasifica a su vez en cuatro tipos, que son:

Comunicación intrapersonal

Esta forma de comunicación depende directamente de nuestras habilidades intrapersonales, es extremadamente privada y restringida a nosotros mismos. Incluye las conversaciones silenciosas que tenemos con nosotros mismos, en las que hacemos malabarismos entre el emisor y el receptor que procesan nuestros pensamientos y acciones. Este proceso de comunicación puede ser transmitido verbalmente a alguien o permanecer confinado como un pensamiento.

Comunicación Interpersonal

Esta forma de comunicación tiene lugar entre dos individuos y, por lo tanto, es una conversación personal. Aquí, las dos personas involucradas hacen uso sus habilidades interpersonales, intercambiarán sus roles de emisor y receptor para comunicarse de una manera más clara.

Comunicación en grupos pequeños

Este tipo de comunicación sólo puede tener lugar cuando hay más de dos personas involucradas. Aquí el número de personas será lo suficientemente pequeño como para permitir a cada participante interactuar y conversar con el resto.

A menos que se discuta un tema específico, las discusiones en grupos pequeños pueden volverse caóticas y difíciles de interpretar por todos. Este retraso en la comprensión completa de la información puede resultar en una mala comunicación.

Comunicación pública

Este tipo de comunicación tiene lugar cuando un individuo se dirige a un gran grupo de personas. Las campañas electorales y los discursos públicos son ejemplos de este tipo de comunicación. En tales casos, suele haber un único remitente de información y varios receptores a los que se dirige.

¿Cómo se desarrollan las habilidades verbales?

Las habilidades verbales son importantes para la mayoría de los trabajos porque le ayudan a interactuar eficazmente con las personas que encuentra en el trabajo, incluyendo clientes, conocidos y amigos.

Desarrollar sus habilidades verbales puede marcar la diferencia en el futuro, ayudarle a conseguir el éxito laboral, alcanzar las metas que se haya marcado o incluso mejorar sus relaciones personales.

Los siguientes consejos son un punto de partida para ayudarle a pensar en cómo puede mejorar sus habilidades verbales, ya sea en situaciones planificadas o no planificadas:

  1. Lea más. Aumente paulatinamente su carga de lectura (textos de negocios, novelas, periódicos, etc.) puede mejorar su vocabulario, ayudarle a expresar ideas claramente y eliminar debilidades en sus habilidades lingüísticas.
  2. Piense en las palabra. Demasiadas palabras aburrirán a su oyente, le tomarán demasiado tiempo y le harán perder credibilidad. Recuerde no usar palabras que la gente no entienda ya que puede parecer intimidante y hacer que se sientan incómodos.
  3. Prepárese (si puede). Si usted puede prever situaciones en las que va a tener que hacer uso de sus habilidades verbales, tómese un tiempo para pensar en las preguntas que se le pueden hacer y qué respuestas puede necesitar dar. Si usted está dando una presentación, debe estar preparado para preguntas incómodas y situaciones en las que puede necesitar explicar algo de una manera diferente.
  4. Escuche y muestre interés. Escuchar más y hablar menos significa que usted entenderá y traerá a su oyente a la conversación. Esto les ayuda a confiar en ti y les hace sentir que realmente entiendes sus necesidades. Cuando hablen, esté interesado y muestre su interés. Esto mejorará la relación que está tratando de establecer.
  5. Preste atención a la comunicación no verbal. El impacto de las palabras que dice es sólo un pequeño elemento de la comunicación que está dando. Debes asegurarte de que tus palabras, su tono, los gestos que haces, las expresiones faciales y el lenguaje corporal que utilizas sean relevantes para tu conversación.
  6. La honestidad es la mejor política. Prometiendo algo que no es posible romperá cualquier confianza que usted haya desarrollado. Decirle a alguien que «no lo sabes, pero puedes averiguarlo» es más positivo que tratar de dar una respuesta que esperas que sea efectiva.
  7. Muestre y busque algo de comprensión. Busque la comprensión de su audiencia. Es más fácil retroceder en ciertos puntos de la conversación que volver a visitarla de nuevo, o se arriesga a obtener resultados erróneos porque su audiencia no los ha entendido. Puede utilizarlo al entregar o recibir un mensaje.
  8. Piense en perspectiva. Piensa en lo que estás diciendo desde la perspectiva de la otra persona. Sólo porque entiendas lo que quieres decir, no significa que lo harán.

Incluso si usted es una persona introvertida que prefiere trabajar independientemente, hay maneras de mejorar sus habilidades verbales para que pueda cultivar más fácilmente la relación con los demás.

La práctica hace que las cosas sean perfectas y, por lo tanto, tómese el tiempo necesario para practicar activamente estas habilidades de comunicación para lograr el éxito en el lugar de trabajo: escucha activa, claridad y concisión, confianza, empatía, amabilidad, apertura mental, dar y solicitar retroalimentación, confianza, respeto y comunicación no verbal (lenguaje corporal, tono de voz, contacto visual).