¿Por qué es importante el crecimiento personal?

Importancia crecimiento personal

Según los últimos datos, los productos de superación personal en EE.UU. generan unos 9.900 millones de dólares anuales, una industria aparentemente enorme. Eso hasta que se compara con las industrias de la música y el cine, que suman la friolera de 61.000 millones de dólares. O la industria de la belleza, con 265.000 millones de dólares.

Lo que estas impresionantes cifras nos dicen es que los estadounidenses gastan casi 33 veces más de su dinero duramente ganado en música, películas y apariencia personal que en crecimiento personal.

Por supuesto, las cifras no son una gran sorpresa: nuestra sociedad se rige por las apariencias y la gratificación instantánea. Todos queremos tener un buen aspecto y disfrutar. Pero los datos pueden ilustrar hasta qué punto nuestras prioridades están desajustadas.

Asumiendo que nos vendría bien una rápida patada en los pantalones para ajustar esas prioridades, repasemos algunas grandes razones para perseguir activamente el crecimiento personal, a cualquier edad.

¿Qué es el crecimiento personal?

El crecimiento personal significa cosas diferentes para cada persona. En general, se refiere a la mejora de las habilidades, los conocimientos, las cualidades personales, los objetivos vitales y la perspectiva.

Siempre que busques mejorarte a ti mismo en cualquier aspecto, ya sea tu temperamento, tu educación formal o tu madurez, estás buscando el crecimiento personal.

Importancia del crecimiento personal

Los que persiguen activamente el desarrollo personal saben de su importancia y disfrutan de las siguientes ventajas:

Relaciones más sanas

Las relaciones -con la familia, los hijos, los compañeros de trabajo, los amantes e incluso esa relación primaria con uno mismo- son la base de la vida. No puedes evitarlas (aunque lo desees).

Cuando tus relaciones son de baja calidad, tu vida es de baja calidad. Por el contrario, cuando tus relaciones son saludables y vibrantes, cosecharás los beneficios de manera profunda.

Aprender y construir buenas habilidades de relación es una parte esencial de cualquier plan de desarrollo personal. Las personas que construyen consciente y deliberadamente habilidades interpersonales experimentan una mayor satisfacción en las relaciones de todo tipo.

Menos estrés

Teniendo en cuenta lo letal que ha resultado ser el estrés, y lo rápido que repercute negativamente en nuestra calidad de vida en general, cualquier cosa que reduzca el estrés merece la pena, ¿no crees?

Al convertir el desarrollo personal en un hábito, especialmente en lo que respecta a las técnicas de reducción del estrés, como las prácticas de atención plena, podrás identificar, gestionar e incluso eliminar las principales fuentes de estrés en tu vida.

Mejora de la salud

Esta ventaja se deriva muy bien de las dos primeras.

La relación entre el estrés y la salud es innegable: más estrés equivale a más enfermedades. Unas relaciones más felices y saludables equivalen a menos estrés, y cuanto más equipados estemos para gestionar y reducir el estrés, mejor será nuestra salud en general.

Las herramientas y las enseñanzas del desarrollo personal y la superación personal nos proporcionan una mejor comprensión de nosotros mismos y del mundo que nos rodea. Cuanto más entiendas, más preparado estarás para manejar lo que la vida te depare.

Las personas que han aprendido a manejar los desafíos y los factores de estrés de la vida tienen menos enfermedades relacionadas con el estilo de vida, y pueden disfrutar de una vida prolongada como resultado.

Aumento de la productividad

El enemigo número uno de la productividad es la procrastinación. Y la procrastinación suele estar impulsada por emociones más profundas. Las personas comprometidas con el crecimiento personal como estilo de vida adquieren el hábito de profundizar en estas cuestiones, aumentando así la probabilidad de llegar a soluciones significativas.

El segundo mayor enemigo de la productividad es, lo has adivinado, el estrés. Nuestras vidas, cada vez más ajetreadas, suelen estar impulsadas por las expectativas de perfección y rendimiento, y cuando el estrés entra en juego, nuestra productividad disminuye. Pasamos tanto tiempo preocupados y tratando de hacer varias cosas a la vez que nuestra capacidad para concentrarnos y lograr lo que nos proponemos disminuye.

Las técnicas de autodesarrollo mejoran la capacidad de concentrarse y gestionar el estrés, ayudan a llegar a las emociones y motivaciones ocultas y permiten que la productividad se resienta.

Imagínese cómo sería la vida si nada se interpusiera en su camino hacia la máxima productividad. ¿Cuánto más sería posible para ti?

Aumento del autocontrol

El autocontrol, esa capacidad de regular tus emociones, pensamientos y comportamiento para lograr objetivos específicos, es una capacidad cognitiva que puede ser trabajada y fortalecida como lo harías con tus músculos.

Al establecer y trabajar para conseguir objetivos en la vida, es fácil dejarse llevar por las tentaciones, los hábitos y los impulsos, sobre todo los impulsados por las creencias subconscientes y las emociones subyacentes.

Al hacer del autodesarrollo una parte importante y regular de tu vida, sacas a la luz esas creencias y sentimientos subyacentes. Fortaleces tus «músculos» de autocontrol, lo que facilita la creación de nuevos hábitos y la consecución de objetivos a corto y largo plazo.

Mayor éxito

Por éxito, nos referimos a la capacidad de alcanzar aquellos marcadores de logro que cada individuo establece para sí mismo, en lugar de los marcadores estándar de «éxito» que presentan los medios de comunicación (es decir, riqueza, popularidad, fama o poder). Aunque, irónicamente, si eso es lo que realmente quieres, es más probable que lo consigas si el autodesarrollo es una parte habitual de tu estilo de vida.

Cuando repasamos las ventajas enumeradas anteriormente, es más fácil ver por qué esto es cierto; las relaciones saludables y de apoyo, la reducción del estrés y las mejoras asociadas en la salud, el aumento de la productividad y el mayor autocontrol crean el entorno necesario para que se produzca el éxito.

Mejora de la paz mental

Aparte de la paz mental que generalmente sigue como resultado de factores como la reducción de los niveles de estrés, la experiencia de una mejor salud general y el éxito, las prácticas regulares de autoconciencia y mejora pueden generar sus propios sentimientos de mayor satisfacción y tranquilidad.

La atención plena, la meditación y las técnicas mente-cuerpo, como el yoga y el qi-qong, cuando se practican con regularidad, pueden mejorar la concentración y la autoconciencia, lo que a su vez ayuda a generar paz mental.

Las prácticas de desarrollo personal también tienden a aumentar la comprensión de uno mismo y de los demás, lo que contribuye a una mayor sensación de paz y aceptación en general.

Mejor crianza de los hijos

Dado que los niños pequeños y los bebés aprenden imitando a sus padres y cuidadores, es vital que los padres trabajen en primer lugar en el desarrollo y la mejora de sí mismos.

Para ser un mejor padre, uno que pueda servir de primer modelo para los bebés y los niños pequeños, hay que estar dispuesto a echar un vistazo largo, duro y honesto a uno mismo.

Cuando dedicas tiempo al desarrollo personal y al conocimiento de ti mismo, es menos probable que transmitas involuntariamente a tus hijos patrones y comportamientos negativos. También es mucho menos probable que caigas en las trampas comunes de la crianza de los hijos, como el refuerzo negativo, la ira, la intimidación, la habilitación, la microgestión y similares.

Mayor resiliencia

Según la definición del diccionario, la resiliencia es la capacidad de recuperarse rápidamente de los retos, tragedias y dificultades de la vida. Es la habilidad psicológica para salir de estas experiencias y volver a un estado mental y emocional saludable. Es esencialmente una forma de flexibilidad emocional.

El desarrollo personal permite afrontar y superar los obstáculos desde dentro y desde fuera. El tiempo dedicado a desarrollar su inteligencia emocional, su autoconocimiento y sus estrategias de afrontamiento tendrá un impacto directo y positivo en su nivel de resiliencia.

La vida siempre nos lanzará bolas curvas en forma de obstáculos y desafíos cuando menos lo esperamos. Tener resiliencia significa ser capaz de recuperarse rápidamente, volviendo a su equilibrio natural, creciendo y aprendiendo de las experiencias en lugar de romperse o quebrarse.

De hecho, desarrollar una mayor resiliencia puede ser la cosa más importante que cualquier persona puede hacer para mejorar su satisfacción general en la vida.

Mayor felicidad

Y finalmente llegamos al gran final de las ventajas: la felicidad.

Si la felicidad es realmente el viaje y no el destino, dedicar tiempo a tu vida diaria para desarrollarte hará que ese viaje sea mucho más agradable.

Imagina una vida en la que disfrutas de buena salud y mejores relaciones; una vida en la que te sientes en control de ti mismo y de tu capacidad para hacer frente a cualquier desafío que se te presente; una vida en la que te sientes generalmente confiado en tu capacidad para tener éxito en tus esfuerzos.

Al dedicar tiempo a trabajar en su desarrollo personal, está disminuyendo los impactos negativos del estrés y la mala salud, y está aumentando su capacidad para manejar su vida y sus relaciones.

A través de los esfuerzos de superación personal, aprendes a identificar, sanar y transformar las creencias subyacentes, los traumas y los comportamientos y hábitos autosaboteadores.

Todo ello contribuye a eliminar las capas de obstáculos que asfixian nuestra capacidad de experimentar la verdadera alegría y felicidad.

Reflexiones finales

Así que la próxima vez que te sientas mal con tu vida o con algo en ella, y te sientas tentado a gastar dinero en maquillaje, ropa o ese último videojuego, quizá te lo pienses mejor y navegues un rato por la sección de superación personal.

Lo primero puede cambiar tu estado de ánimo por el momento, pero lo segundo puede cambiar tu vida para siempre.