La memoria declarativa es uno de los dos tipos de memoria a largo plazo. Imagina que estás conversando con tu amiga sobre comida y ella te pregunta por tu restaurante favorito. Le dices el nombre de tu restaurante favorito y la última comida que has hecho allí. Ella te pregunta por el cruce más cercano y la dirección, que tú recuerdas fácilmente sin ayuda de Internet o la guía telefónica. También le dices el número de teléfono del restaurante, el horario de apertura y la ubicación del aparcamiento más cercano. La información que le has dado a tu amiga es un ejemplo de memoria declarativa.

Tu capacidad para recordar direcciones, la ubicación de los aparcamientos, los nombres de las intersecciones, los números de teléfono y una experiencia que has tenido en un restaurante forman parte de la memoria declarativa. La memoria declarativa, también llamada memoria explícita, es la memoria de hechos, datos y acontecimientos. Por ejemplo, digamos que usted sabe que su restaurante favorito sólo abre hasta las 18 horas los domingos. La hora de cierre del restaurante se almacena como memoria declarativa. Podemos recordar conscientemente la memoria declarativa. La memoria declarativa es un tipo de memoria a largo plazo.

¿Qué es la memoria declarativa?

La memoria declarativa consiste en hechos y eventos que pueden ser recordados conscientemente o «declarados». También conocida como memoria explícita, se basa en el concepto de que este tipo de memoria consiste en información que puede almacenarse y recuperarse explícitamente.

La memoria declarativa se diferencia de la memoria procedimental, que abarca habilidades como el uso de objetos o movimientos del cuerpo que están profundamente arraigadas y se realizan sin ser conscientes.

La memoria declarativa comprende la memoria episódica y la memoria semántica, y el investigador Endel Tulving propuso por primera vez la distinción entre memoria episódica y semántica en 1972.

Tipos de memoria declarativa

El recuerdo de la fecha de nacimiento de tu madre es muy diferente del recuerdo de haber ido a un restaurante por su cumpleaños. Se encuentran en una de las cuatro subcategorías de recuerdos declarativos.

  • Memoria semántica. Los recuerdos semánticos son los hechos y cifras generales que puedes escribir en una o dos frases. Por ejemplo, la fecha de nacimiento de tu madre es un recuerdo semántico.
  • Memoria esporádica. Los recuerdos episódicos son los «episodios» que tienen lugar en tu vida. Estos recuerdos suelen desarrollarse como un programa de televisión o una película en la que tú eres el protagonista. El recuerdo de ir a un restaurante para el cumpleaños de tu madre es un recuerdo episódico.
  • Recuerdos de flashes. Hay incluso subcategorías de recuerdos dentro de estas subcategorías de recuerdos. Una que es especialmente importante conocer es la de los recuerdos flashbulb. Se trata de recuerdos episódicos que se sienten como un destello en el tiempo. Es posible que no siempre recuerdes dónde te sentaste en cada una de tus aulas o quién se sentó a tu lado, pero puedes recordar vívidamente dónde estabas y con quién estabas si estabas en la escuela el 11 de septiembre. Los recuerdos de flashes suelen ser recuerdos muy específicos de acontecimientos muy significativos. Si sabes dónde estabas durante la explosión del Challenger, el momento en que te enteraste de los primeros cierres de COVID-19, o cuando te enteraste de que alguien muy cercano a ti había fallecido, tienes recuerdos flashbulb almacenados en tu memoria a largo plazo. Aunque la semántica y la episódica son los dos tipos de recuerdos declarativos más conocidos, a menudo se mezclan o se recuerdan al mismo tiempo. Los recuerdos, por ejemplo, de que tu madre y tú cumplís años el mismo día, de que ambos sois tauros y de que siempre tendéis a pelearos cuando se trata de planes de cumpleaños, se convierten en una memoria autobiográfica de cómo te relacionas con tu cumpleaños. Las memorias autobiográficas son un sistema de recuerdos conscientes que nos ayudan a armar la idea de quiénes somos como persona.
  • Memoria espacial. El último tipo de memoria declarativa se conoce como memorias espaciales. Son recuerdos específicos sobre el espacio entre dos puntos o lugares. La ruta que sigues desde tu casa hasta la de tus padres, por ejemplo, es una memoria espacial que se recupera conscientemente cuando necesitas ir de un lugar a otro.

Ejemplos de memoria declarativa

Algunos ejemplos de recuerdos o memoria declarativa pueden ser:

  • La fecha del cumpleaños de un amigo o familiar.
  • El recuerdo de haber ido a un restaurante por el 50º cumpleaños de tu madre.
  • El conocimiento de las diferentes partes del cerebro.
  • La vez que tuviste que diseccionar el cerebro de una oveja para una clase.
  • La persona que aparece en el billete de 5 dólares o euros.
  • La primera vez que visitaste un lugar.
  • El sonido de los pájaros al correr por la mañana.

Estudios sobre la memoria declarativa

Un estudio de 1997 demostró que el estrés puede tener un impacto significativo en la formación de recuerdos declarativos. Los participantes pasaron por un proceso de tres etapas. El primer paso consistía en memorizar una serie de palabras; el segundo consistía en una situación estresante, como hablar en público o una tarea no estresante; y el tercero pedía que recordaran las palabras de la primera tarea. El rendimiento de la memoria declarativa fue peor en los participantes que fueron expuestos a una situación estresante después de aprender las palabras.

El estrés crónico observado en las personas con trastorno de estrés postraumático contribuye a su capacidad para formar recuerdos declarativos.

En 1953, se estudió a un paciente al que se le extirparon partes del lóbulo temporal medial, el hipocampo y la amígdala para tratar su epilepsia, con el fin de determinar el impacto que tenía en su capacidad de memoria procesal y declarativa. Después de la operación, ya no podía formar recuerdos declarativos, pero seguía siendo capaz de formar nuevos recuerdos procedimentales y recuerdos a corto plazo. Esto condujo a la comprensión de las diferencias entre las memorias procedimentales y declarativas.

Se han realizado varios estudios que demuestran el impacto del sueño de ondas lentas en nuestra capacidad de formar recuerdos declarativos. La memoria declarativa se beneficia principalmente de los períodos de sueño dominados por el sueño profundo de ondas lentas, mientras que el sueño REM no parece mejorar la memoria declarativa.