La psicología inversa es una forma habitual de que la gente consiga lo que quiere o logre sus objetivos. Incluso si no la has utilizado antes, es probable que hayas visto a otra persona utilizarla. No siempre es fácil reconocer la psicología inversa cuando se produce. Por lo tanto, puede ser útil entender exactamente qué es, cómo se utiliza y cómo y por qué funciona.

¿Qué es la psicología inversa?

La psicología inversa, también conocida como autoanticonformismo estratégico, es una táctica que consiste en abogar por un comportamiento diferente al resultado deseado.

La idea es que, al presionar para que se haga lo contrario de lo que realmente se quiere, el otro individuo elegirá realmente el comportamiento que realmente se desea.

Aunque puede considerarse una forma de controlar el comportamiento de otra persona, también puede utilizarse como una forma de manipulación. La persona que es objeto de esta táctica generalmente no es consciente de lo que está ocurriendo y puede no ser plenamente consciente de cuáles son los verdaderos motivos de la otra persona.

Aunque no seas consciente de ello en ese momento, es probable que hayas utilizado la psicología inversa para intentar que alguien haga algo en algún momento de tu vida. Aunque no siempre sea fácil de reconocer, entender qué es y cómo funciona puede ayudarte a identificarla en tu propia vida y a comprender cuándo es mejor aplicarla.

Signos de uso de psicología inversa

La psicología inversa se basa en un fenómeno psicológico conocido como reactancia. La reactancia consiste en tener una fuerte reacción negativa ante alguien que intenta persuadirle.

Como resultado de esta reacción negativa, usted hace lo contrario de lo que intentan persuadirle. Al elegir lo contrario de lo que se ha sugerido, las personas pueden estar haciendo un esfuerzo por afirmar su independencia y autonomía.

Aunque la psicología inversa a veces puede ser sutil, hay algunos signos que puedes buscar para ayudarte a detectar este tipo de persuasión.

Los signos de que alguien puede estar practicando la psicología inversa son los siguientes:

  • Una persona puede hacer comentarios demasiado negativos que parecen estar diseñados para obtener una reacción.
  • Sientes que alguien quiere que hagas algo pero no te lo pide directamente.
  • Insisten en la misma idea hasta el punto de que te encuentras deseando hacer lo contrario.
  • Tienen más que ganar si haces lo contrario de lo que sugieren.
  • La opción que defienden no es coherente con sus elecciones anteriores.

Una señal de que alguien puede estar utilizando la psicología inversa es que de repente empieza a abogar en contra de un comportamiento que normalmente preferiría.

Por ejemplo, si estás tratando de decidir qué película ver, sería inusual que tu amigo, al que normalmente le gustan las comedias románticas, de repente empezara a argumentar a favor de ver la última película de terror. En este caso, el amigo está sugiriendo la película que no quiere ver con la esperanza de que tú elijas la que sí quiere ver.

Ejemplos de psicología inversa

Hay una serie de ejemplos comunes que pueden demostrar cómo se utiliza la psicología inversa en la vida real.

  • Las estrategias de marketing y ventas suelen utilizar la psicología inversa para animar a la gente a comprar bienes y servicios. Por ejemplo, un vendedor puede hacer un discurso de venta muy elevado y presionar al cliente para que compre algo. Sin embargo, lo que el vendedor intenta realmente es que el cliente responda ofreciéndole una oferta mucho menos costosa.
  • Los padres suelen utilizar la psicología inversa para conseguir que sus hijos hagan lo que ellos quieren. Por ejemplo, un padre puede decirle a su hijo que no recoja sus juguetes en su habitación con la esperanza de que el niño haga lo contrario.
  • En las relaciones, la gente también utiliza la psicología inversa para conseguir que su pareja se comporte de determinada manera. Por ejemplo, un miembro de la pareja puede sugerir que le gustaría que su pareja limpiara el garaje, pero que sabe que probablemente no tendrá tiempo para hacerlo. El otro podría reaccionar limpiando el garaje para demostrar que su pareja está equivocada.

Las investigaciones sugieren que la psicología inversa es una táctica comúnmente utilizada en el mundo real, y a menudo puede ser bastante eficaz.

¿Cómo practicar la psicología inversa?

Si quiere utilizar la psicología inversa para tratar de influir en otra persona, hay algunas tácticas diferentes que puede probar. Por ejemplo:

  • Desalentar el comportamiento deseado. («No deberías hacer eso»).
  • Prohibir el comportamiento deseado. («No hagas eso»).
  • Sugerir que la persona no podría realizar la conducta deseada. («Apuesto a que no podrías hacer eso de todos modos»).
  • Rebajar la conducta deseada. («Yo nunca elegiría eso»).
  • Comparar el comportamiento deseado desfavorablemente con otra cosa. («Deberías hacer esto porque es mucho mejor que aquello»).

Sin embargo, es importante saber cuándo esta estrategia puede ser la más eficaz. La psicología inversa tiende a funcionar mejor con las personas que suelen resistirse a la conformidad.4 Para las personas más conformistas, hacer una petición directa suele ser mucho más eficaz.

Consecuencias de la psicología inversa

La psicología inversa tiene algunas ventajas, pero también tiene una serie de inconvenientes. En el lado positivo, a menudo puede ser una forma de conseguir que las personas adopten comportamientos que les benefician.

Decirle a un niño que no se coma las verduras, por ejemplo, puede ser una forma de animarle a consumir alimentos saludables de una forma que le haga sentir que es él quien toma esa decisión.

Cuando se trata de una persona que tiende a rebelarse contra las normas, prohibirle el comportamiento deseado puede ser una forma de fomentar un comportamiento socialmente más aceptable.

Por otro lado, es una táctica de persuasión que a menudo puede hacer que la gente se sienta manipulada. Si una persona siente que usted siempre está utilizando esta técnica para conseguir que haga lo que usted quiere, puede llegar a un punto en el que sienta que no puede confiar en usted.

La psicología inversa también puede ser una mala elección cuando se trata de alguien que tiene una baja autoestima. Como estas personas no suelen confiar en su propio juicio, es más probable que den mayor importancia a tus opiniones. Si defiendes lo contrario de lo que realmente quieres, puede que esta estrategia sea contraproducente.

Consejos para utilizar la psicología inversa

Si estás pensando en utilizar la psicología inversa, debes tener en cuenta algunas cosas.

  • Utiliza esta táctica con moderación.
  • No utilices la psicología inversa para manipular a la gente.
  • Sepa cuándo es mejor utilizarla, normalmente con alguien que tiende a ser argumentativo o contradictorio.
  • Recuerda a la otra persona que puede elegir.
  • No discutas demasiado por lo que no quieres.
  • Esté dispuesto a sufrir las consecuencias si la otra persona hace lo que usted cree que es una elección equivocada.
  • Considera otras opciones más honestas que puedan conducir a una mejor comunicación.

Si crees que otra persona está intentando utilizar la psicología inversa contigo, hay algunas cosas que puedes hacer. En primer lugar, puedes pedirle que te explique sus razones para sugerir la opción que defiende. Una vez que te des cuenta de lo que quieren que elijas, considera tus opciones. Puedes decidir elegir la opción que claramente no quieren que elijas, o sugerir una solución diferente.

Por último, no tengas miedo de llamar la atención a alguien si crees que está intentando utilizar la psicología inversa contigo. Una vez que esa persona se dé cuenta de que entiendes lo que está pasando, será menos probable que vuelva a intentar la misma táctica en el futuro.

Problemas de la psicología inversa

Hay una serie de problemas que hay que tener en cuenta antes de decidirse a utilizar la psicología inversa.

  • Daño a sus relaciones. Si otras personas sienten que usted está tratando de manipularlas intencionalmente, puede destruir la confianza que tienen en usted. Si se convierte en un problema persistente, pueden cuestionar siempre tus motivos y no confiar en tus consejos.
  • Como no pueden confiar en lo que dices, siempre sentirán que nunca podrán saber lo que realmente quieres. Esto puede socavar seriamente su relación.
  • El potencial de ser contraproducente. Si la persona a la que intentas convencer valora tus opiniones o tiende a ser una persona complaciente que prefiere seguir la corriente en lugar de agitar el barco, es posible que consigas lo contrario de lo que realmente quieres. En lugar de reaccionar eligiendo lo contrario a lo que sugieres, simplemente estarán de acuerdo. En ese momento, tendrás que aceptar lo que no querías.

Si tu intento de utilizar la psicología inversa resulta fallido, tendrás que admitir que estabas tratando de manipularlos, o encontrar alguna forma de explicar tu repentino cambio de opinión.