La terapia de exposición es un tipo de terapia conductual diseñada para ayudar a las personas a gestionar sus miedos problemáticos. Mediante el uso de diversas técnicas sistemáticas, se expone gradualmente a la persona a la situación que le causa angustia.

El objetivo de la terapia de exposición es crear un entorno seguro en el que la persona pueda reducir la ansiedad, disminuir la evitación de situaciones temidas y mejorar su calidad de vida.

¿Qué es la terapia de exposición?

Cuando las personas experimentan ansiedad debido a un miedo, una fobia o un recuerdo traumático, suelen evitar cualquier cosa que les recuerde a ello. Esta evitación proporciona un alivio temporal, pero al final mantiene el miedo y el patrón de evitación. En algunos casos, la evitación puede empeorar las cosas y dar más poder a la entidad temida. La terapia de exposición está diseñada para reducir los sentimientos irracionales que una persona ha asignado a un objeto o situación exponiéndola de forma segura a varios aspectos de ese miedo.

Un hombre en terapia mira al sueloPor ejemplo, al trabajar con alguien que tiene miedo a las arañas -aracnofobia- un terapeuta de exposición puede pedirle primero que se imagine una araña en su mente. Esto puede dar lugar a varias sesiones en las que el terapeuta pide a la persona que imagine escenas más intensas con la araña, todo ello mientras le enseña habilidades de afrontamiento y le proporciona apoyo. Una vez reducida la respuesta de ansiedad, el terapeuta puede pasar a la exposición en la vida real. En este tipo de exposición, el terapeuta puede empezar colocando una araña contenida en el extremo más alejado de la habitación y llegar a colocar la araña en la mano de la persona.

Historia de la terapia de exposición

La terapia de exposición tiene su origen en el trabajo de conductistas como Ivan Pavlov y John Watson a principios del siglo XX. Sus raíces se remontan a los principios del condicionamiento clásico de Pavlov. Probablemente, el ejemplo más famoso de es el experimento con perros de Pavlov, en el que entrenó metódicamente a un perro para que salivara al oír una campana. En 1924, la conductista Mary Cover Jones acercó el campo a la terapia de exposición con sus estudios sobre el contracondicionamiento: el proceso de cambiar una respuesta aprendida no deseada por una respuesta aprendida más deseable. Cover Jones utilizó alimentos reconfortantes y experiencias placenteras para «borrar» gradualmente el miedo de un niño a los conejos.

Años más tarde, en 1958, el conductista Joseph Wolpe desarrolló la desensibilización sistemática, una técnica en la que se utiliza el entrenamiento en relajación, la jerarquía de la ansiedad (enumerar los factores desencadenantes de la ansiedad de mayor a menor) y la exposición para reducir la sensibilidad de la persona a las situaciones que teme. Más adelante, en la década de 1970, Stanley Rachman desarrolló la exposición y la prevención de la respuesta mientras trabajaba con personas que sufrían obsesiones y compulsiones. En este método, se animaba a las personas a evocar pensamientos obsesivos y a abstenerse de realizar compulsiones o comportamientos que redujeran la ansiedad.

A lo largo de los últimos 30 años, la terapia de exposición ha seguido expandiéndose y tanto la exposición y prevención de respuesta (EPR) como la desensibilización sistemática se siguen utilizando en la actualidad.

¿Qué técnicas se utilizan en la terapia de exposición?

La terapia de exposición emplea varios métodos para apoyar la reducción de las respuestas emocionales problemáticas. Los terapeutas de exposición llevarán a cabo evaluaciones para determinar qué combinación de técnicas resultará más eficaz.

Tipos de exposición:

Exposición imaginaria: En este tipo de exposición, se pide a la persona en terapia que se enfrente mentalmente al miedo o a la situación imaginándola en su mente. Por ejemplo, una persona con agorafobia, un miedo a los lugares concurridos, podría imaginarse de pie en un centro comercial abarrotado.
Exposición in vivo: Cuando se utiliza este tipo de exposición, la persona se expone a objetos y escenarios de la vida real. Por ejemplo, una persona con miedo a volar puede ir al aeropuerto y ver cómo despega un avión.
Exposición a la realidad virtual: Este tipo de exposición combina elementos de la exposición imaginaria e in vivo, de modo que la persona se coloca en situaciones que parecen reales pero que en realidad son fabricadas. Por ejemplo, alguien que tiene miedo a las alturas -acrofobia- podría participar en una simulación virtual de bajar por una escalera de incendios.


Técnicas específicas de la terapia de exposición:

  • Desensibilización sistemática. Esta técnica incorpora el entrenamiento en relajación, el desarrollo de una jerarquía de ansiedad y la exposición gradual al objeto o situación temida. El entrenamiento en relajación puede incluir la relajación muscular progresiva, imágenes y sonidos relajantes y/o imágenes guiadas. La jerarquía de ansiedad puede utilizar algo como la escala de unidades subjetivas de malestar (SUDS) de Wolpe para crear una lista de acontecimientos que producen ansiedad en una escala de 0 a 100. A continuación, durante la exposición gradual a los elementos clasificados, se aplican las técnicas de relajación aprendidas para compensar el estrés y la ansiedad.
  • Exposición gradual. Esta técnica es similar a la desensibilización sistemática, pero no integra el uso de técnicas de relajación.
  • Inundación. En esta técnica, la exposición puede ser in vivo o imaginaria. La persona se expone intensamente a los acontecimientos que provocan ansiedad durante un periodo de tiempo prolongado. La inundación suele realizarse hasta que la ansiedad disminuye significativamente.
  • Exposición prolongada (EP). Esta técnica, que ha demostrado su eficacia con los problemas relacionados con el trauma, es similar a la inundación, pero también incorpora la psicoeducación y el procesamiento cognitivo.
  • Exposición y prevención de la respuesta (ERP). Una técnica eficaz para las personas que experimentan obsesiones y compulsiones, la ERP trabaja para debilitar el vínculo entre las obsesiones y las compulsiones. Los terapeutas provocan las obsesiones de una persona y luego le piden que no realice sus rituales de comportamiento o compulsiones.

Técnicas complementarias:

  • Reestructuración cognitiva. Muchos terapeutas complementan las técnicas de la terapia de exposición con un componente cognitivo para reforzar el progreso. Los terapeutas ayudan a replantear los patrones de pensamiento defectuosos que mantienen el miedo o la fobia.
  • Medicación. Los medicamentos psicotrópicos, como los antidepresivos y las benzodiacepinas, han demostrado ser eficaces para reducir los síntomas biológicos de la ansiedad. Sin embargo, en la mayoría de los casos, se recomienda una combinación de farmacoterapia y terapia de exposición.

Aplicaciones de la terapia de exposición

Varios problemas de salud mental pueden tratarse con la terapia de exposición. Muchas personas con ansiedad y problemas relacionados con traumas han descubierto que la terapia de exposición es útil. Los problemas de salud mental aplicables son, entre otros, los siguientes:

  • Fobias
  • Ansiedad social
  • Ansiedad general
  • Estrés postraumático (PTSD)
  • Problemas de ansiedad obsesiva compulsiva (TOC)
  • Estrés agudo u otros problemas relacionados con el trauma
  • Ataques de pánico


¿Qué eficacia tiene la terapia de exposición?

Los beneficios de la terapia de exposición han sido bien documentados y muchos estudios citan la terapia de exposición como un tratamiento de primera línea para varios problemas de salud mental.

  • Un estudio de 2012 publicado en el Journal of Rehabilitation Research and Development citó la terapia de exposición prolongada (PE) como el tratamiento de referencia para el estrés postraumático, especialmente para los traumas relacionados con el combate y el ejército.
  • Según la Fundación Internacional del TOC, 7 de cada 10 personas con problemas obsesivo-compulsivos experimentan una disminución del 60-80% de los síntomas preocupantes cuando participan en una combinación de exposición y prevención de respuesta (EPR) y reestructuración cognitiva.
  • Según un artículo de 2011 publicado en Psychiatric Times, un meta-análisis de quienes participaron en estudios de terapia de exposición informó de resultados positivos en el seguimiento posterior al tratamiento, aproximadamente cuatro años después de recibirlo. El noventa por ciento de los participantes informó que su ansiedad se había reducido y el 65% de los participantes ya no experimentaba su fobia específica.

Limitaciones de la terapia de exposición

Aunque hay una gran cantidad de investigaciones que apoyan la eficacia de la terapia de exposición, hay algunas limitaciones notables del tratamiento. Las fuentes informan que, a pesar de la tasa de éxito bien documentada de la terapia de exposición, muchos consejeros y terapeutas profesionales no la aplican. Algunos especulan que esto se debe a que la disponibilidad de formación especializada es limitada. Además, una encuesta realizada a psicólogos que tratan el TEPT reveló que muchos creen que la terapia de exposición puede exacerbar los síntomas. La creencia de que la terapia de exposición puede empeorar las cosas puede impedir que muchos profesionales la utilicen.

Según Mark Pfeffer, director del Centro de Pánico y Ansiedad de Chicago, IL, la terapia de exposición es un trabajo difícil que hace que las personas sientan cosas que se han esforzado por evitar. Por ello, si no se aplica correctamente, los efectos positivos de la terapia de exposición pueden disminuir. Por eso, aunque empiece a sentirse mejor, es importante participar en el tratamiento al máximo y seguir la prescripción de un terapeuta bien formado. Para muchas personas, los efectos de la terapia de exposición son duraderos, y las investigaciones siguen respaldando su eficacia para tratar la ansiedad, las fobias y muchos otros problemas de salud mental.