Toma de decisiones

Toma de decisiones

La gente a menudo dice que les cuesta tomar decisiones. Desafortunadamente todos tenemos que tomar decisiones, todo el tiempo. Desde asuntos triviales como qué almorzar hasta decisiones que cambian la vida como qué estudiar o dónde con quién casarse.

Algunas personas posponen la toma de decisiones buscando interminablemente más información o haciendo que otras personas ofrezcan sus recomendaciones. Otros recurren a la toma de decisiones por medio de una votación, poniendo un alfiler en una lista o lanzando una moneda al aire.

¿Qué es la toma de decisiones?

¿Chocolate o fresa? ¿verde o azul? Hacemos algunas elecciones automáticamente, de forma rápida, y confiando en los atajos mentales que nuestros cerebros han desarrollado a lo largo de los años para guiarnos en el mejor curso de acción. Otras decisiones son agonizantes y la deliberación se prolonga de manera ineficiente.

Los factores que limitan la capacidad de tomar buenas decisiones incluyen la falta de información o información incompleta, plazos urgentes y recursos físicos o emocionales limitados. Al tomar una decisión, nos formamos opiniones y elegimos acciones a través de procesos mentales que están influenciados por los prejuicios, la razón, las emociones y los recuerdos.

Características de la toma de decisiones

El simple acto de decidir apoya la noción de que tenemos libre albedrío. Sopesamos los beneficios y los costes de nuestra elección y luego nos enfrentamos a las consecuencias. A continuación se presentan las características de la toma de decisiones:

  • Es un proceso selectivo en el que sólo se elige la mejor alternativa posible.
  • Implica una evaluación y análisis cuidadosos de todas las alternativas posibles.
  • Es responsabilidad de los ejecutivos de la administración a todos los niveles.
  • Es un proceso continuo que se desarrolla a lo largo de toda la vida de una organización.
  • Es un proceso mental que implica un pensamiento profundo y la previsión de las cosas.
  • Puede ser positivo hacer una cosa determinada o negativo no hacerla.
  • Las decisiones se toman normalmente sobre la base de las experiencias pasadas y las circunstancias presentes para un futuro curso de acción.
  • No es un fin en sí mismo sino un medio para alcanzar el objetivo.
  • Si es necesario, se debe consultar a expertos y especialistas antes de tomar una decisión determinada.
  • Las decisiones ejercen una gran influencia en el éxito o el fracaso de una organización. Por lo tanto, no deben tomarse apresuradamente o sin una estrecha seguridad y reflexión.

Proceso de toma de decisiones

La toma de decisiones es el proceso de tomar decisiones mediante la identificación de una decisión, la recopilación de información y la evaluación de resoluciones alternativas.

El uso de un proceso de toma de decisiones paso a paso puede ayudar a tomar decisiones más deliberadas y reflexivas mediante la organización de la información pertinente y la definición de alternativas. Este enfoque aumenta las posibilidades de que se elija la alternativa más satisfactoria posible.

  1. Identificar la decisión. Te das cuenta de que tienes que tomar una decisión. Trata de definir claramente la naturaleza de la decisión que debes tomar. Este primer paso es muy importante.
  2. Recopilar información relevante. Recopile alguna información pertinente antes de tomar su decisión: qué información se necesita, las mejores fuentes de información y cómo obtenerla. Este paso implica tanto un “trabajo” interno como externo. Alguna información es interna: la buscarás a través de un proceso de autoevaluación. Otra información es externa: la encontrará en línea, en libros, de otras personas y de otras fuentes.
  3. Identificar las alternativas. A medida que se recopile la información, probablemente se identificarán varias vías de acción posibles, o alternativas. También puedes usar tu imaginación e información adicional para construir nuevas alternativas. En este paso, enumerará todas las alternativas posibles y deseables.
  4. Sopesar las pruebas. Aprovecha tu información y tus emociones para imaginar cómo sería si llevaras a cabo cada una de las alternativas hasta el final. Evaluar si la necesidad identificada en el paso 1 se satisfaría o resolvería mediante el uso de cada alternativa. A medida que atraviese este difícil proceso interno, comenzará a favorecer ciertas alternativas: aquellas que parecen tener un mayor potencial para alcanzar su objetivo. Finalmente, coloque las alternativas en un orden de prioridad, basado en su propio sistema de valores.
  5. Elegir entre las alternativas. Una vez que hayas sopesado todas las pruebas, estarás listo para seleccionar la alternativa que parezca ser la mejor para ti. Incluso puedes elegir una combinación de alternativas. Su elección en el paso 5 puede ser muy probable que sea la misma o similar a la alternativa que colocó al principio de su lista al final del paso 4.
  6. Tomar medidas. Ahora está listo para tomar alguna acción positiva al comenzar a implementar la alternativa que eligió en el paso 5.
  7. Revisar su decisión y sus consecuencias. En este último paso, considere los resultados de su decisión y evalúe si ha resuelto o no la necesidad que identificó en el paso 1. Si la decisión no ha resuelto la necesidad identificada, tal vez desee repetir ciertos pasos del proceso para tomar una nueva decisión. Por ejemplo, tal vez desee reunir información más detallada o algo diferente o explorar alternativas adicionales.

Importancia de la toma de decisiones

La toma de decisiones es un proceso continuo en todos los negocios sean grandes o pequeños. Se considera la columna vertebral de la gestión empresarial, ya que sin tomar la decisión correcta en el momento adecuado, no se puede hacer nada. Tener habilidades de pensamiento crítico permite determinar el problema y llegar a una solución que sea beneficiosa para la empresa y sus empleados.

Los gerentes tienen que tomar decisiones todos los días y el proceso utilizado en la toma de una decisión es importante para sus resultados. La incapacidad de definir la posición de uno en una situación determinada puede afectar en última instancia no sólo a la empresa sino también al gerente. El fracaso de un gerente para tomar una decisión puede causar el caos entre los empleados e interrumpir la producción y la eficiencia general del personal.

Por el contrario, un gerente que no sólo tiene sentido común, sino que tiene la capacidad de actuar rápidamente en cualquier situación dada es visto más favorablemente entre los empleados, fortaleciendo el trabajo en equipo de los mismos. La toma de decisiones no permite hacer conjeturas. Un gerente debe tomar la determinación basándose en los hechos presentados, y proceder con un juicio rápido y profesional.

Así también, un gerente no puede tomar una decisión y luego cambiarla posteriormente debido a la forma en que puede ser percibido. Un buen gerente tiene que mantener cierta distancia con sus empleados para que el proceso de toma de decisiones no sea sesgado o visto como un favoritismo. Además, un tiene que mantener la imparcialidad en la toma de decisiones. Tomar decisiones arbitrarias basadas en rumores o información no solicitada no es profesional y muestra una falta de confianza, no sólo en sí mismos sino también en su fuerza de trabajo.

Aunque se puede adquirir una buena capacidad de liderazgo, se necesita un sentido innato dentro del propio carácter para poder tomar decisiones sin que ninguna persona o situación lo impida. Los empleados recurren a los directivos para tomar decisiones competentes que tengan un efecto positivo en la empresa. Sin estas habilidades de toma de decisiones el liderazgo de uno puede ser cuestionado.