Habilidades lingüísticas

Las habilidades lingüísticas, también conocidas como destrezas o capacidades del lenguaje, son un conjunto de cuatro capacidades que permiten a un individuo comprender y producir el lenguaje hablado para una comunicación interpersonal adecuada y efectiva.

¿Qué son las habilidades lingüísticas?

Las habilidades lingüísticas se relacionan con diferentes aspectos del uso del lenguaje. Dicho de otra forma, son aquellas que nos permiten comunicarnos, eficazmente, con otras personas.

La formación lingüística implica el desarrollo de habilidades analíticas para entender cómo funciona el lenguaje y cómo se utiliza para comunicar nuestro mensaje. Tener habilidades lingüísticas significa que usted está bien versado en la gramática, estructura, fonología, semántica, etc. de uno o más idiomas.

¿Cuáles son las habilidades lingüísticas?

Las cuatro destrezas del lenguaje (también conocidas como las cuatro habilidades lingüísticas) son un conjunto de cuatro capacidades que permiten a un individuo comprender y producir el lenguaje hablado para una comunicación interpersonal adecuada y efectiva.

Estas habilidades son escuchar (comprensión auditiva), hablar (expresión oral), leer (comprensión lectora) y escribir (expresión escrita). En el contexto de la adquisición del primer idioma, las cuatro destrezas se adquieren más a menudo en el orden de escuchar primero, luego hablar, luego posiblemente leer y escribir.

A estas cuatro habilidades también se las denomina como macro habilidades lingüísticas o del lenguaje ya que son un conjunto de capacidades complejas que permite a una persona actuar con eficacia y eficiencia. Estas habilidades macro se refieren a un buen «saber hacer» e integran contenidos conceptuales como el «saber», procedimentales como el «hacer» y actitudinales como el «ser».

Comprensión auditiva

La comprensión auditiva es entender lo que se oye. Escuchar y es la primera habilidad lingüística que adquirimos en nuestra lengua materna. Es lo que se conoce como una habilidad receptiva, o una habilidad pasiva, ya que requiere que usemos nuestros oídos y nuestros cerebros para comprender el lenguaje a medida que se nos habla. Es la primera de dos habilidades de lenguaje natural, que son requeridas por todas las lenguas naturales habladas.

  • Oír y entender lo que se dice
  • Sirve para comprender las ideas de otros
  • Es necesario para comprender lo que nos quieren decir

Expresión oral

La expresión oral es expresarse correctamente. Hablar es la segunda lengua que adquirimos en nuestra lengua materna. Es lo que se conoce como una habilidad productiva, o una habilidad activa, ya que requiere que usemos nuestro tracto vocal y nuestro cerebro para producir correctamente el lenguaje a través del sonido. Es la segunda de dos habilidades de lenguaje natural.

  • Emitir sonidos articulados o palabras
  • Sirve para expresar nuestras ideas y sentimientos
  • Es la principal forma de comunicación

Comprensión lectora

La comprensión lectora es comprender lo que uno lee. La lectura es la tercera habilidad lingüística que podemos adquirir en nuestra lengua materna. Al igual que con la escucha, es una habilidad receptiva o pasiva, ya que requiere que usemos nuestros ojos y nuestro cerebro para comprender el equivalente escrito del lenguaje hablado. Es una de las dos habilidades del lenguaje artificial, ya que no todas las lenguas naturales habladas tienen un sistema de escritura.

  • Decodificar un mensaje escrito
  • Sirve para comprender desde instrucciones hasta información
  • El lector debe conocer los símbolos escritos

Expresión escrita

La expresión escrita es saber escribir correctamente. La escritura es la cuarta habilidad lingüística que podemos adquirir en nuestra lengua materna. Al igual que con el habla, es una habilidad productiva o activa, ya que requiere que usemos nuestras manos y nuestro cerebro para producir los símbolos escritos que representan nuestro lenguaje hablado. Junto con la lectura, es una de las dos habilidades del lenguaje artificial, ya que no todas las lenguas naturales habladas tienen un sistema de escritura.

  • Expresar ideas mediante símbolos
  • Sirve para expresar y comunicar
  • Los símbolos cambian de acuerdo a la cultura

Microhabilidades lingüísticas

Las microhabilidades consisten en utilizar el contexto para dar significado a la palabra. Es por esto que las habilidades lingüísticas necesitan de estas habilidades micro para poder llevarse a buen término. A menudo fallan por una carencia de hábitos específicos, de comportamientos coherentes, por una falta voluntad o de un ejercicio previo.

  • Morfología. Es la parte en la que se tienen que reconocer palabras, frases y sus significados con fluidez. Utiliza el contexto para dar significado a palabras.
  • Léxico. Sirve para reconocer y distinguir las diferentes letras del alfabeto y saber cómo se han de pronunciar las palabras.
  • Sintaxis. Es la parte de la gramática que enseña a coordinar y unir las palabras para formar oraciones y expresar contextos.

Desarrollo de habilidades lingüísticas

Para convertirse en un comunicador completo, es necesario dominar cada una de las cuatro destrezas o habilidades lingüísticas. Estas cuatro habilidades dan a los alumnos la oportunidad de crear contextos en los que utilizar el idioma para el intercambio de información real, pruebas de su propia capacidad (prueba de aprendizaje) y, lo que es más importante, confianza.

Escuchar y leer son las habilidades receptivas porque los estudiantes no necesitan producir lenguaje, lo reciben y lo entienden. Estas habilidades a veces se conocen como habilidades pasivas. Las habilidades productivas son hablar y escribir porque los estudiantes están aplicando estas habilidades en una necesidad de producir lenguaje. También se conocen como habilidades activas.

Importancia de las habilidades lingüísticas

A través del uso correcto del lenguaje nos conectamos con la gente, no sólo a través de lo que decimos, sino de la manera en que nos entendemos y nos relacionamos entre nosotros. La comunicación va más allá de la palabra hablada y escrita, se trata de apreciar otras culturas y de entender las diferentes formas de hacer negocios.

La importancia de contar con buenas habilidades lingüísticas es tal que según determinados matices y sutilezas podremos construir o no fuertes conexiones, puede ser la diferencia entre establecer o no relaciones personales reales y duraderas.

Si nos vamos al plano empresarial hay que entender que la comunicación efectiva está en el corazón de cada negocio; conversaciones con clientes, proveedores, colegas y socios. Para las empresas que operan a nivel internacional, la comunicación es multilingüe. Si bien el inglés se considera en general como la lengua franca de los negocios, las empresas globales pueden sin duda disfrutar de conversaciones más enriquecedoras y productivas con las partes interesadas a través de las fronteras cuando pueden operar en diferentes idiomas.

Cuando las personas y los equipos pueden relacionarse con confianza con otras partes se pueden aprovechar las oportunidades y abordar los problemas con mayor facilidad. Aquí es cuando se aprecia realmente la importancia de la habilidad lingüística que tengan dichos equipos de trabajo. Las relaciones de trabajo pueden fortalecerse y esto, a su vez, ayuda a mejorar la productividad.