El humanismo se basa en la creencia de que las personas son buenas por naturaleza. Este tipo de psicología sostiene que la moral, los valores éticos y las buenas intenciones son las fuerzas motrices del comportamiento, mientras que las experiencias sociales o psicológicas adversas pueden atribuirse a desviaciones de las tendencias naturales.

El humanismo incorpora diversas técnicas terapéuticas, como la terapia rogeriana (centrada en la persona), y suele hacer hincapié en el objetivo de la autorrealización.

¿Qué es el humanismo?

El humanismo es una filosofía que subraya la importancia de los factores humanos en lugar de fijarse en cuestiones religiosas, divinas o espirituales. El humanismo se basa en la idea de que las personas tienen la responsabilidad ética de llevar una vida que sea personalmente satisfactoria y que al mismo tiempo contribuya al bien común.

El humanismo subraya la importancia de los valores y la dignidad humanos. Propone que las personas puedan resolver los problemas mediante el uso de la ciencia y la razón. En lugar de buscar en las tradiciones religiosas, el humanismo se centra en ayudar a las personas a vivir bien, a lograr el crecimiento personal y a hacer del mundo un lugar mejor.

Tipos de humanismo

El término «humanismo» se utiliza a menudo de forma más amplia, pero también tiene importancia en varios campos diferentes, incluida la psicología.

Psicología humanista

La psicología humanista es una perspectiva que hace hincapié en observar al individuo en su totalidad y destaca conceptos como el libre albedrío, la autoeficacia y la autorrealización. En lugar de centrarse en la disfunción, la psicología humanista se esfuerza por ayudar a las personas a desarrollar su potencial y maximizar su bienestar.

Esta área de la psicología surgió durante la década de 1950 como reacción al psicoanálisis y al conductismo, que habían dominado la psicología durante la primera mitad del siglo. El psicoanálisis se centraba en comprender las motivaciones inconscientes que impulsan el comportamiento, mientras que el conductismo estudiaba los procesos de condicionamiento que producen la conducta.

Los pensadores humanistas consideraban que tanto el psicoanálisis como el conductismo eran demasiado pesimistas, ya que se centraban en las emociones más trágicas o no tenían en cuenta el papel de la elección personal.

Sin embargo, no es necesario pensar en estas tres escuelas de pensamiento como elementos que compiten entre sí. Cada rama de la psicología ha contribuido a nuestra comprensión de la mente y el comportamiento humanos.

La psicología humanista añadió otra dimensión que adopta una visión más holística del individuo.

Humanismo religioso

Algunas tradiciones religiosas incorporan elementos del humanismo como parte de sus sistemas de creencias. Algunos ejemplos de humanismo religioso son los cuáqueros, los luteranos y los universalistas unitarios.

Humanismo secular

El humanismo secular rechaza todas las creencias religiosas, incluida la existencia de lo sobrenatural. Este enfoque subraya la importancia de la lógica, el método científico y la racionalidad a la hora de entender el mundo y resolver los problemas humanos.

Impacto del humanismo

El movimiento humanista tuvo una enorme influencia en el curso de la psicología y aportó nuevas formas de pensar sobre la salud mental. Ofreció un nuevo enfoque para comprender los comportamientos y las motivaciones humanas y condujo al desarrollo de nuevas técnicas y enfoques de la psicoterapia.

Algunas de las principales ideas y conceptos que surgieron como resultado del movimiento humanista incluyen un énfasis en cosas como

  • La terapia centrada en el cliente
  • El libre albedrío
  • Persona en pleno funcionamiento
  • Jerarquía de necesidades
  • Experiencias máximas
  • Autorrealización
  • Autoconcepto
  • Consideración positiva incondicional

Aplicaciones del humanismo

El humanismo se centra en el potencial de cada individuo y destaca la importancia del crecimiento y la autorrealización. La creencia fundamental de la psicología humanista es que las personas son innatamente buenas y que los problemas mentales y sociales son el resultado de las desviaciones de esta tendencia natural.

El humanismo también sugiere que las personas poseen agencia personal y que están motivadas para utilizar este libre albedrío para perseguir cosas que les ayuden a alcanzar su pleno potencial como seres humanos.

Algunas de las formas en que se aplica el humanismo dentro del campo de la psicología son

  • La terapia humanista. Han surgido varios tipos de psicoterapia que se basan en los principios del humanismo. Entre ellas se encuentran la terapia centrada en el cliente, la terapia existencial y la terapia Gestalt.
  • Desarrollo personal. Dado que el humanismo subraya la importancia de la autorrealización y de alcanzar el máximo potencial, puede utilizarse como herramienta de autodescubrimiento y crecimiento personal.
  • Cambio social. Otro aspecto importante del humanismo es la mejora de las comunidades y sociedades. Para que los individuos estén sanos y completos, es importante desarrollar sociedades que fomenten el bienestar personal y proporcionen apoyo social.