Resolución de problemas

Resolución de problemas

En casi todos los sectores profesionales, la resolución de problemas es una de las aptitudes clave que los empleadores buscan en los solicitantes de empleo. Es difícil encontrar un puesto de obrero, administrativo, gerencial o profesional que no requiera algún tipo de habilidad para resolver problemas.

Todo el mundo puede beneficiarse de tener una buena capacidad de resolución de problemas, ya que todos nos encontramos con problemas a diario. Algunos de estos problemas son obviamente más severos o complejos que otros.

Sería maravilloso tener la capacidad de resolver todos los problemas de manera eficiente y oportuna sin dificultad, aunque lamentablemente no hay una sola manera en la que todos los problemas puedan ser resueltos.

Por muy bien preparados que estemos para la resolución de problemas, siempre hay un elemento de lo desconocido. Aunque la planificación y la estructuración ayudarán a que el proceso de resolución de problemas tenga más probabilidades de éxito, el buen juicio y un elemento de buena suerte determinarán en última instancia si la resolución del problema fue un éxito.

¿Qué es la resolución de problemas?

Considerada una habilidad blanda (una fortaleza personal, en contraposición a una habilidad dura que se aprende a través de la educación o la capacitación), la aptitud para la resolución creativa y eficaz de problemas es, sin embargo, uno de los atributos más valorados que los empleadores buscan en sus candidatos a un puesto de trabajo.

El término resolución de problemas tiene un significado ligeramente diferente dependiendo de la disciplina. Por ejemplo, es un proceso mental en la psicología y un proceso computarizado en la informática. Hay dos tipos diferentes de problemas: los mal definidos y los bien definidos; para cada uno de ellos se utilizan diferentes enfoques.

  • Los problemas bien definidos tienen objetivos finales específicos y soluciones claramente esperadas, mientras que los problemas mal definidos no los tienen.
  • Los problemas bien definidos permiten una mayor planificación inicial que los problemas mal definidos.

La solución de los problemas implica a veces abordar la pragmática, la forma en que el contexto contribuye al significado, y la semántica, la interpretación del problema. La capacidad de entender cuál es el objetivo final del problema, y qué reglas podrían aplicarse representa la clave para resolver el problema. A veces el problema requiere un pensamiento abstracto o una solución creativa.

¿Cuál es la importancia de la resolución de problemas?

Obviamente, toda organización tiene problemas y todo individuo también. Por esta razón, la capacidad de resolver problemas es de gran importancia para los individuos y las organizaciones. Algunos de los beneficios incluyen:

  • Hacer posible lo imposible. El conocimiento por sí solo no es la clave para resolver problemas, sino que, complementado con enfoques sistemáticos de resolución de problemas, marca la diferencia. Esto ayuda a los individuos y organizaciones a superar los desafíos peligrosos.
  • Te hace destacar. La gente está entrenada para hacer lo usual. Han adquirido habilidades y conocimientos en lo que hacen. Sin embargo, la gente difícilmente puede resolver problemas cuando son inesperados o sin precedentes. Si te conviertes en un “solucionador de problemas” habitual en tu lugar de trabajo, eres fácilmente notado, reconocido y apreciado.
  • Aumento de la confianza. No importa dónde trabaje o cuál sea su profesión, tener la capacidad de resolver problemas aumentará su nivel de confianza. Debido a que está seguro de su capacidad para resolver problemas, no pierde tiempo preocupándose por lo que hará si surge un problema.

Cómo mejorar la capacidad de resolución de problemas

Como cualquier otra habilidad, el arte de resolver problemas puede ser aprendido y mejorado. A continuación se presentan algunos consejos para ayudarte a mejorar esta habilidad.

  • Despréndete del problema. No te consideres a ti mismo como el problema en sí mismo y no presumas que estás incapacitado para resolver el problema. Considera el problema como el enemigo que debe ser derrotado por ti.
  • Analízalo por partes y no como un todo. No veas el problema como una gran unidad entera que necesita ser arreglada. Eso puede disuadirte de intentar resolverlo. Más bien, divídelo en partes y enfréntalo paso a paso, y porción por porción. Las pequeñas piezas que resuelvas se sumarán para convertirse en la solución de toda la unidad. Por ejemplo; si hay confusión en su organización, analice los diversos aspectos o departamentos de la organización. Elija un área problemática, como la comunicación, para empezar. Cuando eso esté arreglado, puede pasar a las otras áreas problemáticas.
  • Sea inquisitivo e investigativo. Ser inquisitivo y llevar a cabo una investigación exhaustiva te ayuda a identificar cuál es el núcleo del problema. En otras palabras, te da acceso a la causa del problema. Una vez que se conoce la verdadera causa del problema, se hace más fácil resolverlo.
  • Esté abierto a sugerencias. Las contribuciones de otras personas pueden ser muy útiles. Te ahorra el tiempo de tener que buscar cada pieza de información que se necesita.

¿Cuáles son los pasos a seguir para resolver un problema?

Solución de problemas y toma de decisiones. Pregunte a cualquier persona en el lugar de trabajo si estas actividades forman parte de su día y le responderán “¡Sí!” Pero, ¿cuántos de nosotros hemos recibido formación en la resolución de problemas? Sabemos que es un elemento crítico de nuestro trabajo, pero ¿sabemos cómo hacerlo eficazmente?

Las personas tienden a hacer tres cosas cuando se enfrentan a un problema: se asustan o se sienten incómodos y desean que desaparezca; sienten que tienen que dar una respuesta y que tiene que ser la respuesta correcta; y buscan a alguien a quien culpar. Enfrentarse a un problema se convierte en un problema. Y eso es un problema porque, de hecho, ¡siempre habrá problemas!

Hay dos razones por las que tendemos a ver un problema como un problema: tiene que ser resuelto y no estamos seguros de cómo encontrar la mejor solución, y probablemente habrá conflictos sobre cuál es la mejor solución. La mayoría de nosotros tendemos a ser “adversos al conflicto”. No nos sentimos cómodos con los conflictos y tendemos a tener la sensación de que algo malo va a suceder. El objetivo de un buen proceso de resolución de problemas es hacernos a nosotros y a nuestra organización más “amigables con los conflictos” y “competentes en materia de conflictos”.

Hay dos cosas importantes que hay que recordar acerca de los problemas y los conflictos: que suceden todo el tiempo y que son oportunidades para mejorar el sistema y las relaciones. En realidad, nos proporcionan información que podemos utilizar para arreglar lo que hay que arreglar y hacer un mejor trabajo. Visto de esta manera, casi podemos empezar a dar la bienvenida a los problemas! (Bueno, casi.)

Debido a que las personas nacen solucionando problemas, el mayor desafío es superar la tendencia a encontrar inmediatamente una solución. Permítanme decir eso de nuevo. El error más común en la resolución de problemas es tratar de encontrar una solución de inmediato. Ese es un error porque trata de poner la solución al principio del proceso, cuando lo que necesitamos es una solución al final del proceso.

Aquí hay seis pasos para un proceso efectivo de resolución de problemas.

  1. Identifique el problema.
  2. Enumere las posibles soluciones (opciones).
  3. Evalúe las opciones.
  4. Seleccione una o varias opciones.
  5. Documente el o los acuerdos.
  6. Acuerde las contingencias, el seguimiento y la evaluación.

La resolución efectiva de problemas requiere un poco más de tiempo y atención de los últimos que de los primeros. Pero menos tiempo y atención de lo que requiere un problema no bien resuelto. Lo que realmente se necesita es la voluntad de ir más despacio. Un problema es como una curva en la carretera. Si la tomas a la derecha, te encontrarás en buena forma para la recta que sigue. Si lo haces demasiado rápido, puede que no estés en tan buena forma.

Trabajar en este proceso no siempre es un ejercicio estrictamente lineal. Puede que tengas que volver a un paso anterior. Por ejemplo, si tienes problemas para seleccionar una opción, puede que tengas que volver a pensar en los intereses.

Este proceso puede utilizarse en un grupo grande, entre dos personas, o por una persona que se enfrenta a una decisión difícil. Cuanto más difícil e importante sea el problema, más útil y necesario es utilizar un proceso disciplinado. Si sólo estás tratando de decidir dónde salir a almorzar, ¡probablemente no necesites pasar por estos seis pasos!

No se preocupe si se siente un poco desconocido e incómodo al principio. ¡Tendrás muchas oportunidades para practicar!