Habilidades socioemocionales

Las habilidades socioemocionales incluyen el conocimiento, las actitudes y las habilidades necesarias para que los jóvenes reconozcan y controlen sus emociones y comportamientos; establezcan y mantengan relaciones positivas; tomen decisiones responsables y resuelvan situaciones difíciles; y establezcan y logren metas positivas. A veces calificadas como destrezas del siglo XXI, destrezas sociales, destrezas no cognitivas o atributos del carácter.

Las habilidades o destrezas socioemocionales han demostrado ser maleables y están vinculadas con el éxito académico, profesional y en la vida. Sobre la base de estas evidencias, la promoción de estas destrezas en los jóvenes se ha convertido en una prioridad para las escuelas y para los entornos después de clases.

¿Qué son las habilidades socioemocionales?

Las habilidades socioemocionales nos ayudan a manejar las emociones, construir relaciones saludables y mostrar empatía y comprensión.

Las habilidades socioemocionales permiten a los niños y a los adultos por igual entender y reconocer nuestros pensamientos y sentimientos para poder conectarnos con los demás. Nos ayudan a comunicarnos y expresarnos de la manera apropiada en diferentes ambientes y con diferentes personas. Por ejemplo, un niño puede ver que su amigo está molesto y preguntarle si está bien.

Los niños comienzan a aprender estas habilidades desde el momento en que nacen! Los bebés aprenden habilidades socioemocionales tempranas por parte de los cuidadores que consistentemente satisfacen sus necesidades, proveyendo un hogar seguro y saludable, y modelando las emociones a través de la comunicación y las interacciones de juego. Es importante que los padres fomenten las habilidades socioemocionales para que los niños desarrollen relaciones saludables con sus amigos y familiares.

¿Cuales son las habilidades socioemocionales?

Cuando pensamos en un superhéroe, nos imaginamos a alguien que es fuerte, resistente y honesto. Alguien que se preocupa por los demás y está dispuesta a defender lo que ella cree.

Estas habilidades, esta comprensión de los valores que nos ayudan a construir relaciones significativas con quienes nos rodean, son parte de un campo conocido como aprendizaje socio-emocional. Cada vez se investiga más que las habilidades no académicas relacionadas con la capacidad de los niños para regular sus emociones e interactuar con los demás les ayudan a tener éxito dentro y fuera de la escuela.

A continuación, encontrará una lista de atributos, sugerencias sobre cómo estimular una conversación sobre ellos en casa, y actividades que puede hacer con su hijo para enseñarle estas habilidades:

  • Adaptabilidad
  • Atención
  • Valentía
  • Cortesía
  • Empatía
  • El perdón
  • Gratitud
  • Honestidad
  • Humor
  • Paciencia
  • Resilencia

¿Cómo desarrollar las habilidades socioemocionales?

Las investigaciones demuestran, y usted probablemente ha visto de primera mano, lo importante que es para los niños sentirse seguros, valorados y cuidados, y desarrollar fuertes habilidades socioemocionales. Como mentor, usted tiene la oportunidad de jugar un papel vital en la vida de los niños durante un período de crecimiento socioemocional crítico.

Los mentores juveniles tienen un papel muy importante , por no decir clave, en el desarrollo de las habilidades socioemocionales. Se espera que las relaciones de mentoría que son emocionalmente atractivas (por ejemplo, a través de la confianza, la empatía, la mutualidad) produzcan un crecimiento social y emocional en los jóvenes que mejorará sus relaciones con sus compañeros, padres y otros adultos, así como su bienestar general y su éxito en la vida.

El desarrollo social y emocional incluye la experiencia de los niños, la expresión y el manejo de las emociones; los comportamientos pro-sociales; los comportamientos en el aula (por ejemplo, prestar atención); la confianza en sí mismos; y su capacidad para establecer relaciones positivas y gratificantes con los demás. Este desarrollo socioemocional está formado principalmente por tres áreas:

  1. Actuar. Comportarse de manera socialmente apropiada y comentar el aprendizaje.
  2. Sentir. Comprender las emociones de los demás y regular las propias.
  3. Pensar. Regular la atención y los pensamientos.

Las investigaciones actuales muestran que la autorregulación de las emociones y el comportamiento es uno de los factores de predicción más fuertes del éxito académico y conduce al éxito en el lugar de trabajo, en los entornos sociales y en la vida de todos los niños en edad escolar. Los estudiantes confiados que provienen de su aula tendrán las herramientas fundamentales que necesitan para continuar teniendo éxito en la escuela y más allá.