Habilidades directivas

Las habilidades directivas pueden definirse como ciertos atributos o habilidades que un ejecutivo debe poseer para realizar tareas específicas en una organización. Incluyen la capacidad de realizar tareas ejecutivas, evitando situaciones de crisis y resolviendo rápidamente los problemas cuando se producen.

Las organizaciones de todo tipo requieren una gestión competente para funcionar sin problemas y optimizar el potencial de beneficios y crecimiento. Por supuesto, las habilidades de gestión se aplican a los puestos etiquetados como «puestos de dirección» en el organigrama, pero también son vitales para los empleados que desempeñan muchas otras funciones.

Por ejemplo, los planificadores de eventos necesitan habilidades de gestión para organizar eventos, las secretarias necesitan habilidades de gestión para gestionar los procesos de la oficina, y los especialistas en beneficios necesitan que organicen sesiones de información para los empleados.

¿Qué son las habilidades directivas?

Las habilidades de gestión se aplican a una amplia gama de funciones en áreas como producción, finanzas, contabilidad, marketing y recursos humanos. Los componentes comunes de la gestión en diferentes áreas incluyen: selección, supervisión, motivación y evaluación del personal, programación y planificación del flujo de trabajo, desarrollo de políticas y procedimientos, medición y documentación de los resultados para un grupo o departamento, resolución de problemas, desarrollo y seguimiento de presupuestos y gastos, mantenerse al tanto de las tendencias en el campo, colaboración con otros empleados y departamentos, y liderazgo y motivación de los empleados.

Tipos de habilidades directivas

La mayoría de las habilidades de gestión están relacionadas con seis funciones fundamentales: planificación, organización, coordinación, dirección, liderazgo y supervisión. Existen otras, no menos importantes, como son:

  • Confianza en uno mismo
  • Networking
  • Gestión de tiempo
  • Resolución de problemas

Liderazgo

Los mejores gerentes son típicamente líderes inspiradores y efectivos. Ellos marcan la pauta en sus áreas demostrando, a través de sus acciones, las normas de comportamiento del personal.

La comunicación clara de las metas y expectativas también es vital. Los buenos líderes buscan la opinión de todas las partes interesadas y reconocen las contribuciones de otros miembros del equipo, y dan crédito cuando es necesario. Los buenos líderes llegan a un consenso sobre los planes de grupo siempre que sea posible, y delegan estratégicamente en el personal mejor calificado.

Desarrolle habilidades de liderazgo ofreciéndose como voluntario para dirigir proyectos. Los estudiantes universitarios deben ofrecerse como voluntarios para asumir un papel de liderazgo en proyectos de grupo, equipos deportivos y organizaciones estudiantiles.

Planificación

Los gerentes individuales pueden o no estar personalmente involucrados en la elaboración de la política y estrategia de la empresa, pero incluso aquellos que aún no lo están deben ser capaces de planificar. Es posible que se le asignen ciertos objetivos y que luego sea responsable de desarrollar formas de alcanzarlos. Es posible que tenga que ajustar o adaptar el plan de otra persona a las nuevas circunstancias. En cualquier caso, tendrá que comprender cuáles son sus recursos, elaborar calendarios y presupuestos, y asignar tareas y áreas de responsabilidad.

Los programas de planificación para sociedades profesionales son otra forma de desarrollar y documentar las capacidades de planificación. Dominar el software de planificación puede demostrar que es capaz de aprovechar la tecnología que es instrumental para la planificación sólida. Los estudiantes universitarios deben tomar posiciones de liderazgo con las organizaciones del campus para perfeccionar sus habilidades de planificación.

Organización

Organizarse generalmente significa crear estructuras para apoyar o llevar a cabo un plan. Esto podría implicar la creación de un nuevo sistema de quién reporta a quién, el diseño de un nuevo diseño para la oficina, la planificación de una conferencia o evento, la construcción de una estrategia y la planificación en torno a cómo avanzar a través de un proyecto, o la determinación de cómo avanzar hacia los plazos o cómo medir los hitos.

Aspectos de la organización también podría significar ayudar a los líderes bajo su guía a manejar bien a sus subordinados.

Identifique los procesos, procedimientos o eventos relacionados con su departamento que podrían mejorarse, y demuestre que puede rediseñar los procesos para crear mayor eficiencia o mejorar la calidad. Documentar los procedimientos en un manual o una hoja de cálculo para su uso futuro.

Coordinación

Los gerentes deben saber lo que está sucediendo, lo que necesita suceder, y quién y qué están disponibles para cumplir con las tareas asignadas. Si alguien se está comunicando mal, si alguien necesita ayuda, o si un problema está siendo pasado por alto o si un recurso está siendo subutilizado, un gerente necesita notar y corregir el problema. La coordinación es la habilidad que permite a la organización actuar como un todo unificado. La coordinación entre departamentos y funciones también es esencial para una organización bien administrada que presenta un rostro unificado a sus integrantes.

Desarrollar una sólida orientación de equipo mediante la comunicación y la cooperación con los compañeros de trabajo. Busque oportunidades para colaborar con otro personal y departamentos.

Dirección y supervisión

Dirigir es la parte en la que usted se hace cargo y delega (le dice a la gente qué hacer), da órdenes y toma decisiones. Alguien tiene que hacerlo, y ese alguien podrías ser tú.

Puede incluir cualquier cosa, desde la revisión de modelos de negocio y la comprobación de ineficiencias hasta la comprobación para asegurarse de que un proyecto está a tiempo y dentro del presupuesto. La supervisión es la fase de mantenimiento de la gestión.

¿Cómo puedo desarrollar mis habilidades directivas?

La buena noticia es que puede desarrollar todas las competencias necesarias con relativa facilidad. Todas las habilidades anteriores pueden ser aprendidas, perfeccionadas y desarrolladas a través de una serie de actividades tales como:

Unirse a sociedades estudiantiles

Ganar experiencia en roles de liderazgo es fácil mientras se está en la universidad, así que asegúrese de aprovechar todas las oportunidades. Podrías ascender en el escalafón y convertirte en el capitán de un equipo deportivo, o inscribirte para presidir un club preexistente. Si su área de interés no está representada, puede utilizar su iniciativa para crear y presidir su propia sociedad o, alternativamente, puede solicitar la representación del cuerpo estudiantil como funcionario del sindicato de estudiantes. Aprenda más sobre cómo presentarse a las elecciones estudiantiles y la importancia de las actividades extracurriculares.

Pasantías y voluntariado

Una vez que te gradúes, podrás participar en una pasantía en la industria. Estos se ven muy bien en tu CV y te dan una idea de primera mano de lo que es gestionar un equipo. Además de aumentar tus habilidades y confianza, las prácticas también te proporcionan una lista de contactos útiles que podrían ayudarte a conseguir un trabajo en el futuro.

Para adquirir experiencia en una capacidad de apoyo, usted puede ser voluntario como mentor o entrenador deportivo. Esto podría hacer que usted trabaje con adultos en la comunidad o con niños en entornos educativos. Otras actividades de voluntariado relevantes incluyen la dirección de un equipo comunitario en un proyecto medioambiental y la gestión de un grupo de actividades benéficas para recaudar fondos.

Trabajo a tiempo parcial

También se pueden desarrollar habilidades de gestión y liderazgo mediante el empleo a tiempo parcial en funciones de líder de equipo/departamento y de supervisión. No importa dónde trabajes, puedes dirigir el personal del bar o de la hostelería, supervisar a los trabajadores del comercio o de las fábricas, ocuparte de las recepciones o dirigir los equipos de administración. Toda la experiencia es valiosa, especialmente cuando se está en un puesto de responsabilidad.